GM cierra más de mil concesionarios

Edificio de GM
Image caption Para el año 2010, GM planea eliminar 2.300 concecionarios.

La principal empresa automotriz estadounidense, General Motors (GM), eliminará el 40% de los concesionarios que venden su marca, como parte de su plan de restructuración que debe someter a consideración del gobierno el 1 de julio para evitar la bancarrota.

En un comunicado de prensa distribuido este viernes la fabricante de vehículos explica que el proceso "empieza hoy" con la notificación que está enviando a unos 1.100 concesionarios considerados poco productivos y con bajos niveles de venta.

La idea de GM es eliminar unas 2.300 tiendas para el 2010, parte del proceso de reestructuración que la empresa deberá presentar al gobierno para garantizar respaldo de fondeos federales que le permitan mantenerse en el negocio.

"Es imperativo que una GM saludable y viable tenga una saludable y viable red de concesionarios que no sólo pueda sobrevivir sino prosperar en bajones cíclicos", aseguró el vicepresidente de la automotriz, Mark LaNeve.

"Es obvio que casi todas las partes de GM, incluyendo a los concesionarios, deben hacerses más pequeñas y más eficientes", agregó La Neve.

Golpe en el estómago

En la carta enviada este viernes por GM a su red de distribuidores se les asegura que "no los ve como parte de su red de concesionarios en el largo plazo", algo que muchos vendedores han considerado como un "golpe en el estómago".

Según fuentes de la industria automotriz se espera que GM anuncie también en los próximos días que abandonará los 470 concesionarios que venden las marcas Saturn, Hummer y Saab, las cuales serán eliminadas por la automotriz.

Este jueves Chrysler, la menor de las automotrices estadounidenses, también anunció que sometió a la consideración del tribunal que maneja su caso la eliminación de 789 de sus concesionarios, equivalente al 25% de su fuerza de venta.

El juez deberá autorizar o rechazar la medida antes del 3 de junio.

En este caso lo que puede ser bueno para los fabricantes es malo para los concesionarios que emplean a unas cien mil personas, según datos de la Asociación Nacional de Distribuidores de Automóviles, NADA (por sus siglas en inglés).

Aunque muchos concesionarios grandes no dependen de una sola marca, otros tienen relaciones de larga data con GM o con Chrysler, lo que pone en riesgo sus posibilidades de reinventarse y mantenerse en el negocio.

La NADA anunció una campaña para evitar los cierres y ha solicitado la intervención del gobierno, argumentando el impacto que tendrá en el índice desempleo y la generación de riquezas en las comunidades en las que operan los concesionarios.

Negociaciones con sindicatos

Para conocedores del mercado la medida, aunque dolorosa y sin precedentes, es lógica si se tiene en cuenta que las ventas de autos previstas para este año serán 10 millones de unidades, mientras que hasta hace dos años promediaban las 16 millones.

Algunos señalan que empresas como las japonesas Toyota y Honda han logrado una gran penetración del mercado estadounidense con redes de concesionarios que tienen la mitad del tamaño de los de las automotrices domésticas.

GM está tratando de reducir costos para evitar tener que declararse en bancarrota, como hizo hace un par de semanas Chrysler.

La empresa está negociando con la Unión de Trabajadores Automotrices un acuerdo para reducir el costo de la fuerza laboral y ahorrar más de US$1.000 millones sin recurrir a nuevos recortes de personal.

Además espera poder reducir a la mitad lo que debe al fondo de pensiones de ex trabajadores -unos US$10.000 millones- a cambio de un porcentaje de las acciones de la compañía una vez sea reestructurada.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.