La economía mexicana se desploma

Vendedores callejeros en México.
Image caption Los mexicanos temen que la crisis genere mayor desempleo.

Lo que muchos vaticinaban terminó por confirmarse. La actividad económica de México cayó un 8,2% en el primer trimestre de este año, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INEGI).

Este descenso es similar a la contracción registrada en 1995, cuando se produjo el llamado "tequilazo", una crisis que afectó al sistema financiero mundial.

Según el INEGI esta disminución del Producto Interno Bruto (PIB) se debe a una caída en la mayor parte de los sectores económicos del país, como el comercio, la industria manufacturera, la construcción y el turismo.

Analistas coinciden en que lo peor de la crisis aún no ha llegado y esperan que las cosas se pongan aún más difíciles en el segundo trimestre de este año.

Muchos mexicanos temen que esta contracción económica genere un mayor desempleo.

"Es como una maldición, ya no sabemos qué esperar. De por sí estamos fregados, ahora va a estar más duro. A ver si me toca a mí el recorte", dijo Mauro García, repartidor del Distrito Federal, en conversación con BBC Mundo.

"Hoyo financiero"

Image caption El sector turístico sufrió el impacto de la gripe porcina.

El ministro de Hacienda mexicano, Agustín Carstens, reconoció el martes la existencia de un "hoyo" de US$25.000 millones en los ingresos fiscales del país, lo que obligará al gobierno a implementar medidas de emergencia para contener el problema. El funcionario confirmó además que en 2009 se espera una caída del PIB del 5,5%.

Carstens hizo este anuncio durante una reunión privada con legisladores, a quienes planteó tres estrategias para enfrentar la crisis: recortar los gastos gubernamentales, contratar deuda externa o aplicar nuevos impuestos.

Según los parlamentarios, el titular de Hacienda atribuyó el déficit público a una caída en la recaudación de impuestos durante el primer trimestre de este año, una bajada en las remesas y a la disminución de las exportaciones.

Las reacciones frente al anuncio surgieron de inmediato.

Legisladores de oposición como el senador Manlio Fabio Beltrones, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y Carlos Navarrete, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), advirtieron que no permitirán que el gobierno aplique nuevos impuestos ni tampoco autorizarán recortes al gasto del gobierno.

¿Y la epidemia?

Según analistas consultados por BBC Mundo, otros factores que están agudizando el déficit fiscal son la caída en las ventas del petróleo, el desempleo y marginalmente el brote mortal de influenza que paralizó la actividad económica del país durante dos semanas.

"Antes de la epidemia ya estábamos en una tremenda crisis", le dijo a BBC Mundo José Luis Calva, académico de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

El economista estimó que la caída del PIB podría ser del 6% si se le suma el impacto de la influenza.

Uno de los principales grupos bancarios del país, Banamex, proyectó una contracción económica de 5,2% para este año, superior a las estimaciones del Banco Central de México y del Ministerio de Hacienda.

"Tan grave como la crisis de 1929"

"El gobierno siente que las fuentes de ingreso se pueden agotar" le dijo a BBC Mundo el diputado del PRD Juan Guerra.

Guerra señaló que el gobierno está preocupado y que el país podría enfrentar una crisis tan grave como la de 1929.

El Ejecutivo compró una cobertura petrolera que le permitió fijar el precio del barril de crudo para este año en US$70.

Pero esta "fórmula mágica" que ha protegido a la economía mexicana llega a su fin este año.

"El problema grande lo tenemos para el 2010, cuando ya no haya cobertura para los precios del petróleo y se acabe la mayor parte de los fondos de estabilización", dijo Calva.

Pese a este problema, el gobierno ha señalado que espera que la reactivación económica del país comience precisamente el próximo año.

"Esperamos que después de este lapso se retome con vigor la tendencia a la recuperación", dijo el secretario de Hacienda.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.