Alemania avala acuerdo para salvar a Opel

Ministro de finanzas alemán, Peer Steinbrueck
Image caption El ministro de finanzas de Alemania anunció el acuerdo durante la madrugada.

Alemania avaló el acuerdo alcanzado entre el fabricante austríaco-canadiense de autopartes Magna Internacional y la empresa Opel, filial europea de la compañía estadounidense General Motors (GM).

Las conversaciones se extendieron durante más de seis horas en Berlín. El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck, fue el encargado de anunciar el acuerdo, una vez concluidas la negociación, ya en la madrugada de este sábado (hora europea).

Ahora se espera que el gobierno encabezado por Ángela Merkel otorgue de manera inmediata un crédito de US$2.100 millones.

Magna, en tanto, anunció que aportará más de US$700 millones, gracias al respaldo de un banco ruso.

Se estima que la estadounidense General Motors conservaría el 35% de las acciones, mientras que un 10% quedaría en manos de los trabajadores.

Los analistas sostienen que tanto Magna como GM deberán asegurase de que la filial europea sea reestructurada para proteger a la compañía y así evitar que sea arrastrada por la casa matriz, si ésta es declarada en bancarrota.

Empleos en juego

Las negociaciones con Magna continuaron tras la decisión de la firma italiana Fiat de no concurrir a una reunión de emergencia, disconforme con la inversión solicitada por las autoridades para salvar a la filial europea de GM.

Pese al entendimiento alcanzado entre las partes, se perderían unos 2.500 puestos de trabajo, lo que representa el 10% de la planta de personal de Opel en Alemania. Esta cifra, sin embargo, es inferior a los 10.000 empleos que originalmente planeaba recortar Fiat.

En suelo alemán se concentra la mitad de los 50.000 puestos de trabajo que la firma tiene en Europa, mientras que el resto está distribuido en Suecia, Polonia y el Reino Unido.

Tras el acuerdo, el secretario de Negocios del gobierno británico, Peter Mandelson, se mostró optimista al afirmar que Magna ha expresado "un claro compromiso" de continuar con la producción de autos de la marca Vauxhall dentro del Reino Unido.

La situación de Opel se transformó en un asunto prioritario para el gobierno alemán que no puede permitir que la firma se vuelva insolvente, señaló la corresponsal de la BBC en Berlín, Tristana Moore.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.