El magnate Allen Stanford se entrega

Allen Stanford
Image caption Stanford se encontraba en paradero desconocido.

El millonario texano Allen Stanford, acusado de una estafa de US$8.000 millones, se entregó a las autoridades estadounidenses, después de que éstas emitieran una orden de busca y captura en su contra.

Desde que en febrero pasado se hizo público el fraude, Stanford se encontraba en paradero desconocido.

El magnate, de 58 años, se entregó a las autoridades federales en el Estado de Virginia, después de que se presentaran acusaciones criminales contra él, dijo su abogado.

El empresario deberá enfrentar cargos por fraude y obstrucción de la justicia. En ese sentido, el Departamento de Justicia de Estados Unidos alega que Stanford y otras cuatro personas están involucrados en una defraudación millonaria.

Stanford ya se enfrentaba a una acusación civil de la Comisión de Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés). Este órgano afirmó que el fraude de Stanford Financial era "de sorprendentes magnitudes".

También en A. Latina

El financista está acusado de persuadir a sus clientes con promesas de beneficios "improbables y no verificables" en certificados de depósitos y otras inversiones.

El fraude de US$8.000 millones también ha tenido un fuerte impacto en América Latina.

Según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, el caso del Banco Stanford, aunque de menores dimensiones que el fraude cometido por Bernard Madoff, logró captar clientes entre las clases altas y medias de la población en Colombia, Perú y Venezuela.

El grupo Stanford habría montado un esquema piramidal conocido como Ponzi. En éste se utiliza el dinero de inversores nuevos para pagar a los viejos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.