ONU debate sobre la recesión

Imagen genérica, crisis.
Image caption Los países pobres, que son los más afectados, tendrán voz en esta cumbre.

<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:SimSun; panose-1:2 1 6 0 3 1 1 1 1 1; mso-font-alt:宋体; mso-font-charset:134; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 135135232 16 0 262145 0;} @font-face {font-family:"\@SimSun"; panose-1:2 1 6 0 3 1 1 1 1 1; mso-font-charset:134; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 135135232 16 0 262145 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-font-family:SimSun;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->Una cumbre sobre la crisis financiera mundial se pone en marcha este miércoles en la sede central de Nueva York de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Por primera vez, países ricos y pobres debatirán juntos el impacto de la recesión a nivel global.

La cumbre fue convocada para dar voz a las naciones más pobres que han sido las más afectadas por la crisis financiera internacional de la que no fueron responsables.

Las negociaciones sobre lo que se debía acordar en la cumbre han sido tirantes, pero se logró alcanzar un principio de entendimiento.

Tensiones previas

En el agrio período previo a la cumbre, los diplomáticos occidentales acusaron al presidente de la Asamblea General de la ONU, el nicaragüense Miguel D Escoto, de pretender apropiarse de la reunión y llevar a juicio al capitalismo global.

Detrás de escena, los negociadores han estado tratando de lograr un acuerdo aceptable para los países en vías de desarrollo y para las naciones desarrolladas.

Los países menos ricos querían sus propios estímulos financieros, alivio en el pago de los vencimientos de deuda, un mayor control de la ONU sobre el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional y una conferencia de seguimiento para asegurar que se cumpla con todo lo acordado.

Las naciones más ricas son cautelosas a la hora de gastar dinero extra y lucharon contra la ampliación de los controles de la ONU a las instituciones financieras.

El desenlace es incierto.

Es un llamado a los 20 países más desarrollados a aportar dinero extra para las naciones pobres, el compromiso de un seguimiento a cargo de un grupo de trabajo y un lenguaje vago sobre el alivio de la deuda.

Los críticos dicen que es una oportunidad perdida porque no hay acciones inmediatas para ayudar a aquellos que más lo necesitan. Los defensores, en cambio, dicen que esta conferencia le ha dado voz a los países en vías de desarrollo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.