Luz verde para "nueva GM"

Logo de GM
Image caption GM se acogió el pasado 1 de junio a la protección de la bancarrota para reestructurarse.

Un juez estadounidense negó este jueves una petición para retrasar la venta de activos de General Motors (GM).

De esta manera, ya no existen impedimentos para que el fabricante de automóviles salga de la bancarrota en las próximas horas y nazca la "nueva GM".

Tras conocerse la decisión judicial, GM convocó una rueda de prensa para este viernes.

El juez Lewis Kaplan, del Tribunal de Distrito de Nueva York, rechazó la petición de atrasar la venta de activos de GM a la "nueva GM" formulada por un grupo de individuos afectados por la instalación de amianto en vehículos de GM, en base a que ello conllevaría la liquidación de la compañía.

GM se acogió el pasado 1 de junio a la protección de la bancarrota para reestructurarse. Éste proceso implicará la pérdida de 21.000 puestos de trabajo y el cierre de una docena de plantas.

La "nueva GM" estará controlada por el gobierno estadounidense a través de una participación del 60,8%, mientras que las autoridades canadienses poseerán otro 11,7%.

Estas participaciones son consecuencia directa de los alrededor de US$60.000 millones que los dos estados han facilitado en conjunto al fabricante de automóviles en el proceso de reestructuración.

El sindicato United Auto Workers (UAW) poseerá un 17,5% de la nueva compañía y los acreedores de GM el 10%.

Conjunción de factores

Image caption Opel, la rama europea de GM, está siendo vendida.

Según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, GM se vio obligada a declarar la bancarrota por una conjunción de factores.

Las malas decisiones gerenciales, los problemas en la calidad de sus productos, la falta de innovación tecnológica y los altos costos del programa de salud y del sistema de jubilación de sus empleados coincidieron el pasado año con la caída de las ventas provocada por la crisis económica y la restricción del crédito.

En EE.UU. las empresas que desean continuar operando, pero no pueden pagar a sus acreedores, se pueden declarar en bancarrota bajo una sección de la ley conocida como Capítulo 11, que permite reorganizar los negocios y seguir con la producción, mientras se negocia un plan de pago de las deudas.

La "nueva GM" conservará las partes más rentables de la antigua compañía, incluyendo las marcas Chevrolet y Cadillac. Por el contrario, su rama europea Opel está siendo vendida.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.