Bonos, un "vicio" difícil de abandonar

Nueve de los bancos estadounidenses que recibieron ayuda del gobierno el año pasado pagaron más de US$30.000 millones en bonificaciones a sus ejecutivos sin importar su desempeño profesional, según reveló este jueves un informe publicado por el fiscal general del estado de Nueva York.

Image caption Los bancos gratificaron a sus ejecutivos sin importar su desempeño profesional.

El reporte es el producto de una investigación de nueve meses del despacho de Andrew Cuomo sobre el desempeño de nueve bancos de Wall Street que recibieron US$125.000 millones del Programa de Rescate de Activos con Problemas (TARP, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro.

De acuerdo con el reporte, algunos de los bonos sumaron más que las ganancias de las compañías.

"No hay un sentido o una racionalidad en la forma en que los bancos compensan y recompensan a sus empleados", indicó Cuomo en el documento.

Bancos bajo la lupa

Entre los bancos figura el Citigroup, que entregó compensaciones a 730 empleados de al menos US$1 millón.

La institución, cuya tercera parte es en la actualidad propiedad del gobierno producto de su “rescate”, pagó bonificaciones de al menos US$3 millones a 124 de esos ejecutivos, aún cuando perdió US$18.700 millones durante el año, agrega el informe.

Image caption Cuomo pidió mayor escrutinio de la conducta de los bancos.

Citigroup recibió US$45.000 millones del TARP.

Por su parte, Bank of America, que también obtuvo US$45.000 millones de los contribuyentes estadounidenses, entregó US$3.300 millones en bonificaciones, a 172 empleados que recibieron al menos US$1 millón.

Unos 28 ejecutivos de esa institución fueron gratificados con más de US$3 millones cada uno.

Además, indica el informe del fiscal neoyorquino, Merril Lynch, que fue adquirido por Bank of America durante la crisis financiera, pagó US$3.600 millones en bonos.

Mientras que Bank of America logró ganancias de US$2.560 millones en 2008, Merril perdió US$27.610 millones.

Mayor escrutinio

“Cuando a los bancos les fue bien, se pagó bien a los empleados. Cuando a los bancos les fue mal, se siguió pagando bien. Los bonos y compensaciones no variaron significativamente a medida que cayeron las ganancias”, agregó Cuomo.

Image caption Citigroup perdió US$18.700 millones y pagó US$5.330 millones en bonos en 2008.

El funcionario pidió mayor escrutinio de la conducta de las instituciones financieras.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, recuerda que el tema de los bonos ya causó varias expresiones de molestia por parte del presidente Barack Obama, quien en ocasiones anteriores pidió al Departamento del Tesoro hacer lo posible para regular compensaciones "injustificadas".

Sin embargo, según Chirinos, funcionarios del gobierno estadounidense han reconocido que el margen de maniobra del sector oficial es pequeño y que intervenir en algunos casos podría equivaler a alterar condiciones de contrato pre-establecidas y por tanto exponerse a demandas judiciales.

De acuerdo con nuestro corresponsal en Washington hay muchas personas "desilusionadas" con la falta de acción oficial en el tema, aunque otros reconocen que una intervención podría afectar el manejo de los bancos y por tanto su recuperación.

Chirinos destaca que una de las principales motivaciones que tuvieron recientemente varios de los grandes bancos para devolver parte del dinero público que se les había otorgado para rescatarlo fue precisamente reducir el grado de interferencia de sus manejos internos.

“Escándalo”

Por su parte, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, dijo que la entrega de bonos millonarios a los ejecutivos de bancos estadounidenses en un escándalo.

"Estoy escandalizado por lo que veo", declaró Strauss-Kahn en unaentrevista con el canal noticioso France 24.

"Aunque no fue la única, sino una de las causas de la situación que tuvimos que enfrentar, esa voluntad de ganar más, ese dinero fácil, esa forma de tomarriesgos inconsiderados para ganar dinero, me escandaliza que vuelva tan rápidamente", declaró el director del Fondo.

Strauss-Kahn deploró que "no se haya logrado todavía (...) imponer reglamentaciones para impedirlo, para no dejar que un grupo de hombres ymujeres atraídos por ganar más dinero, lleven al desastre al conjunto de la economía del planeta".

Los demás bancos que figuran en el informe de Cuomo son: Bank of New York Mellon que pagó US$945 millones en bonificaciones; Goldman Sachs entregó US$4.820 millones; JPMorgan Chase, US$8.690 millones; Morgan Stanley, US$4.470 millones; State Street Corp., US$469 millones y Wells Fargo & Co., US$977 millones.

Contenido relacionado