China mira de nuevo al campo

Campesinos chinos
Image caption Pekín ha prometido disminuir la brecha entre las ciudades prósperas y el empobrecido mundo rural.

China informó que creará el primer programa a nivel nacional de seguros de jubilación en las zonas rurales, una medida que -según señalan los analistas- se inscribe en un proyecto más ambicioso para encarar la problemática del vasto mundo agrario chino.

Se estima que el plan de pensiones beneficiará a cientos de millones de personas y contribuirá a reducir las grandes diferencias económicas entre el campo y las ciudades.

Según Hu Xiaoyi, viceministro chino de Recursos Humanos y Seguridad Social, en octubre próximo se comenzará a llevar a todo el país el proyecto piloto del programa de seguros, que actualmente se está aplicando sólo en algunas zonas.

El plan contempla el otorgamiento de pensiones básicas ofrecidas por el Estado a las que se suman las pensiones por cuenta propia establecidas por los propios campesinos.

De acuerdo con la prensa oficial china, también incluye la aplicación de un nuevo sistema de asistencia médica cooperativa en el campo.

El analista de la BBC, Jill McGivering, dice que los dirigentes chinos ha venido manifestado preocupación por el descontento en el mundo agrario que ha quedado excluido de las décadas de crecimiento económico y la acumulación de riqueza en las ciudades.

Consumo rural

Los gobernantes, en consecuencia, ha estado enviando mensajes políticos de que las problemática rural está siendo encarada por Pekín, agrega McGivering.

Image caption Las autoridades pretenden estimular el consumo entre la población campesina.

Y a la vez que los dirigentes del Partido Comunista han venido enfatizando la necesidad de crear un "nuevo campo socialista", los campesinos han sido el centro de programas dirigidos a incentivar el consumo para mantener la dinamización de la economía.

El corresponsal de la BBC en China, Quentin Sommerville, señala que en momentos en que Occidente no está comprando productos chinos y las exportaciones han colapsado por la crisis global, Pekín está ofreciendo descuentos en una amplia gama de productos comerciales en beneficio de los campesinos.

La idea es aumentar la demanda de bienes en el campo para que las fábricas chinas no dejen de producir, de acuerdo con el corresponsal.

En el mismo orden de cosas se inscribe la decisión del Estado de ceder a campesinos la propiedad de la tierra en régimen de usufructo durante periodos de hasta setenta años "en función de las necesidades desarrollo económico de cada región".

Sommerville enfatiza en que las medidas de estímulo económico se suman a los intentos de crear un sistema de seguridad social y de garantías de salud debido a que el descontento creciente en el campo es un factor de riesgo que el Partido Comunista sencillamente no se puede permitir.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.