EE.UU.: más fondos para canjear autos

Vehículo usado frente a una tienda de autos.
Image caption El programa contempla el pago de hasta US$4.500 por un automóvil usado.

En Estados Unidos, los propietarios de automóviles viejos ya pueden estar tranquilos. La administración del presidente Barack Obama ha vuelto a tener dinero para canjear esos vehículos por otros nuevos de consumo más eficiente.

Después de que se agotaran los US$1.000 millones destinados al popular plan "Dinero por chatarra", el Senado estadounidense acordó inyectar otros US$2.000 millones para que los más de 250.000 interesados en conseguir un carro nuevo puedan obtenerlo.

"El proyecto ofrece a los propietarios de autos viejos hasta US$4.500", explicó el especialista en economía de la BBC, Mark Gregory. Esta medida hizo que en tan sólo una semana se agotaran los fondos que el gobierno había destinado.

Para evitar que el éxito inicial del proyecto no terminara en decepción, Obama urgió al Congreso a que aprobara una nueva partida de dinero lo antes posible. Con 60 votos a favor y 37 en contra, la ley ya está camino a la Casa Blanca para que el mandatario le estampe su firma.

"Ahora, más estadounidenses tendrán la oportunidad de comprar un auto nuevo y más eficiente, al tiempo que la economía del país continuará recibiendo el tan necesitado empuje", dijo Obama en un comunicado de prensa.

El mandatario afirmó que el programa, de "éxito comprobado", está ayudando a reactivar empleos en el sector automotriz, a la vez que permite a los consumidores ahorrar entre US$700 y US$1.000 al año en combustible.

Viejos, pero no tanto

En principio, los vehículos por los que se puede obtener ayuda gubernamental deben tener menos de 25 años y consumir más de cuatro litros de combustible por cada 28 kilómetros. Una vez incorporados al plan, serán desguazados.

La iniciativa, también conocida como CARS (carros), es similar al que con anterioridad lanzaron varios países europeos como Alemania, Francia y España, donde también ha tenido buena acogida.

La industria automotriz, uno de los sectores más golpeados por la crisis económica, recibió con los brazos abiertos el programa. "Los consumidores ya han votado y el plan CARS es un claro ganador", le dijo el vicepresidente de ventas de General Motors, Mark LaNeve, a la agencia de noticias Reuters.

"Nuestros clientes y agencias de autos aprecian los esfuerzos que hace el Congreso para mantener el interés en el programa, al ofrecer estímulos que permiten colocar en las calles vehículos más limpios y eficientes", agregó.

Según los expertos, el proyecto del gobierno podría elevar las ventas de vehículos a más de 10 millones de unidades en 2009, una cantidad muy superior a la prevista.

No obstante, la administración de Obama todavía tiene pendiente la tarea de estimular el consumo en otros rubros. Según datos oficiales, las ventas en el sector industrial están en niveles en los que estaban hace casi 20 años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.