Fernández y Bachelet, entre las más poderosas

Angela Merkel.
Image caption La cancillera alemana dirige una de las cuatro mayores economías mundiales.

Las presidentas de Argentina, Cristina Fernández y de Chile, Michelle Bachelet, se convirtieron en las dos únicas latinoamericanas en las lista Forbes de las 100 mujeres más poderosas del mundo, la cual es encabezada por cuarto año consecutivo por la mandataria alemana, Angela Merkel.

Cristina Fernández ocupa el puesto 11 (estaba en el puesto 13) y Michelle Bachelet el 22 (antes ocupaba el 25).

Según Forbes, el poder no se mide por lo "famosa" o "popular" que es una persona, sino por su influencia.

Esta es la premisa a partir de la cual la revista de Estados Unidos Forbes –conocida sobre todo por sus clasificaciones económicas: de las personas más ricas, de las mayores fortunas, de los jóvenes más influyentes…- trata de hacer cada año una radiografía de la presencia de las mujeres en los puestos de decisión a lo largo del mundo.

"A la hora de elaborar la lista, Forbes buscó a mujeres que dirigen países, grandes compañías u organizaciones influyentes. Su posición en la lista depende de dos factores: visibilidad (medida por las veces que aparece el nombre mencionado en la prensa) y el tamaño de la organización, o país que dirigen", escribió en Forbes una de las autoras del "ranking", Francesca Donner.

A la cabeza

Image caption Cristina Fernández y Michelle Bachelet son las únicas latinoamericanas en la lista.

Y en este sentido, Angela Merkel, jefa del gobierno de Alemania (una de las cuatro mayores economías mundiales) se coloca en primera posición, un lugar que no ha abandonado desde que asumiera su cargo en 2005. En segunda posición, la sigue Sheila Bair, presidenta del organismo federal que supervisó el rescate de los bancos en Estados Unidos.

Las dos únicas presidentas del gobierno en países de América Latina, Cristina Fernández en Argentina, y Michelle Bachelet en Chile, son a su vez las dos únicas latinoamericanas presentes en la lista de Forbes, en los puestos 11 y 22 respectivamente.

Además de ellas, Sonia Sotomayor, la primera hispana en llegar a ser miembro del Tribunal Supremo de los Estados Unidos entra por primera vez en la lista en la posición 54.

La lista contiene nombres conocidos como la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton (en el puesto 36, cayendo ocho lugares), la primera dama estadounidense Michelle Obama (40) o la reina de Inglaterra, Isabel II (42).

Mujeres de negocios

Image caption La presidenta de Chile ocupa la posición 22 en la clasificación.

Pero este año la mayoría de las 100 mujeres "más poderosas" del mundo no son políticas ni famosas, sino empresarias y ejecutivas de grandes compañías.

De hecho, entre las diez primeras clasificadas, ocho son directoras ejecutivas de multinacionales como PepsiCo, Anglo American o Kraft Foods.

Esta destacada presencia de "mujeres de empresa" se debe a la delicada situación que atraviesa la economía mundial.

"Las mujeres más poderosas del mundo de los negocios se han de encargar de pilotar sus compañías en un momento lleno de desafíos", apuntó Francesca Donner.

Buen año

"Es un buen año para las mujeres con poder. La crisis económica hizo a las empresas y a ciertos países buscar cambios, y creo que eso fue una oportunidad para las mujeres líderes", comentó Chana Schoenberger, co-editora de la lista.

A pesar de esto, si abrimos el foco descubrimos que la balanza del "poder mundial" sigue inclinada claramente hacia el lado masculino: en la lista de las 50 personalidades más poderosas e influyentes del mundo (elaborada este año por la revista Newsweek), sólo siete eran mujeres.

Para muchos, un reflejo de que siguen existiendo enormes desigualdades en el acceso a cargos con poder de decisión.

Sin embargo, según Schoenberger, esta tendencia parece estar cambiando.

"En los seis años que llevamos elaborando la clasificación, encontramos un número creciente de mujeres que están dirigiendo el mundo", sugirió la reportera de Forbes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.