Ofensiva franco-alemana contra banqueros

Nicolas Sarkozy y Angela Merkel
Image caption Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel están detrás de las medidas.

Francia y Alemania lanzaron una campaña para que las principales economías del mundo impongan límites a las bonificaciones de los banqueros, una exigencia que podría dividir la próxima cumbre del G-20.

La iniciativa franco-alemana fue llevada a una reunión ministerial de la Unión Europea en Bruselas este miércoles y se espera que sea presentada en un encuentro de ministros de Economía del G-20 en Londres el viernes.

Pero la idea de establecer mayores regulaciones al sector financiero parece enfrentar la reticencia de Estados Unidos y Gran Bretaña, ante el riesgo de que eso afecte la estabilidad y el dinamismo de sus economías.

La próxima cumbre del G-20 fue convocada para el 24 y 25 de septiembre en la ciudad estadounidense de Pittsburgh y se prevé que incluya la cuestión de las bonificaciones bancarias.

Diversos analistas advierten que si no hay un consenso general sobre el tema, los esfuerzos aislados de algunos países para controlar las primas en el sector financiero pueden ser contraproducentes.

Bonificaciones diferidas

La "cultura" de las bonificaciones bancarias ha sido señalada como una de las principales causas de la crisis financiera actual. En abril, los líderes del G-20 prometieron en Londres buscar la forma de encarar el problema.

Sin embargo, hasta ahora los países que integran ese grupo han hecho poco al respecto.

Francia tomó la delantera la semana pasada al anunciar un esquema para que sus bancos difieran hasta tres años las primas a sus gerentes y empleados y que esas pagas se asignen en función del rendimiento.

En Alemania, el gobierno analiza obligar a los banqueros a esperar cuatro años para cobrar sus bonificaciones, para asegurarse de que las mismas premien operaciones exitosas en vez de riesgos y pérdidas.

"Como si fuera 1999"

Esta semana, el presidente francés Nicolas Sarkozy y la canciller alemana Angela Merkel reclamaron en una aparición conjunta ante la prensa que la comunidad internacional adopte medidas similares.

Image caption EE.UU. y el Reino Unido no están muy convencidos con la medida.

"Todos tienen que asumir sus responsabilidades ante la opinión pública internacional, especialmente aquellos que no quieren hacer el mismo esfuerzo de regulación que Alemania y Francia", advirtió Sarkozy.

La ofensiva franco-alemana parece ganar el apoyo de otros países europeos.

El ministro de Economía sueco, Anders Borg, cuyo país ejerce la presidencia rotativa de la Unión Europea, dijo antes de la reunión de Bruselas que "la cultura de las bonificaciones debe terminarse en Pittsburgh".

"Los banqueros están festejando como si fuera 1999 y es 2009", afirmó.

Reticencia y riesgos

Sin embargo, Estados Unidos ha sugerido que su prioridad para la cumbre del G-20 es asegurar la recuperación económica a escala global.

El gobierno de Barack Obama ha designado a un funcionario para supervisar la paga de bonificaciones en bancos que recibieron ayuda del Estado, pero rechazó la idea de cobrarles impuestos.

Y el primer ministro británico, Gordon Brown, mostró esta semana poco entusiasmo sobre la propuesta de establecer límites obligatorios a las bonificaciones de banqueros, lo que a su juicio sería difícil de implementar.

Las plazas financieras estadounidense y británica son mayores que la francesa y la alemana.

Obligaciones globales

Según los expertos, para que realmente tenga sentido un nuevo sistema de bonificaciones de banqueros, las normas deben tener un mínimo común denominador entre las principales economías mundiales.

De lo contrario, el resultado podría ser "que haya un flujo de inversiones financieras en un solo sentido", advirtió Marc Touati, un analista de la firma consultora Global Equities, consultado por BBC Mundo en París.

"Si se adoptan las reglas sólo en Francia y Alemania, tendremos una pérdida de competitividad y podremos ver salidas (de capital) hacia Inglaterra, EE.UU., etcétera", dijo. "Las obligaciones deben ser globales".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.