Piden control bancario estricto

el primer ministro británico Gordon Brown y la canciller alemana Angela Merkel
Image caption Brown se sumó a una iniciativa de Merkel y Sarkozy.

El Grupo de los Veinte (G-20) debe adoptar "medidas vinculantes" para regular la conducta de los bancos, reclama una carta firmada por los líderes de Alemania, Reino Unido y Francia.

En una misiva conjunta, el primer ministro británico Gordon Brown, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy piden que se exploren vías para limitar el sistema de bonificaciones bancarias y evitar la creación de nuevos desequilibrios globales.

Los tres políticos reclaman al G-20 que se penalice a los países que no cooperen en materia de regímenes impositivos.

Al incluir su firma en la carta, Brown se sumó a las demandas formuladas por sus dos colegas europeos, que emprendieron una campaña contra las bonificaciones.

Ofensiva franco-alemana contra banqueros

¿Ejes?

Brown tomó la decisión pese a que, como dice Gerardo Lissardy, de la BBC, la idea de establecer mayores regulaciones al sector financiero parecía enfrentar la reticencia no sólo de Gran Bretaña sino también de Estados Unidos, ante el riesgo de que eso afectara la estabilidad y el dinamismo de sus economías.

Incluso se ha hablado de un eje Merkel y Sarkozy y otro Brown-Obama.

Analistas señalan que Londres, en particular, teme una fuga de capitales desde la City hacia otros centros financieros en caso de que se endurezcan los controles de las remuneraciones en el mundo financiero.

En Londres, este viernes y sábado, se reúnen los ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G-20 en un encuentro previo a la cumbre que se desarrollará el 24 y el 25 de septiembre en Pittsburgh, Estados Unidos.

El tema de los bonos bancarios estará en la agenda de Pittsburgh, y la "cultura" de ese tipo de retribuciones ha sido señalada como una de las principales causas de la crisis financiera actual.

Estrategia y sanciones

Dirigida al primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt, el presidente de turno de la Unión Europea (UE), y también a otros líderes de ese bloque, la carta expresa que se debe "trabajar en estrategias de salida que serán aplicadas en forma coordinada tan pronto como haya terminado la crisis".

Image caption La campaña franco-alemana fue llevada a una reunión ministerial europeo en Bruselas este miércoles.

También "tenemos que examinar cómo limitar los bonos en los bancos", señala y dice que no se deben incentivar las actividades especulativas que representen un riesgo para la estabilidad financiera.

El G-20 debe establecer "normas vinculantes para las instituciones financieras que desarrollan operaciones complejas y de riesgo elevado y asegurarse que existen sanciones para los bancos nacionales que no apliquen estas normas", manifiesta la carta.

"Por ejemplo, los gobiernos podrían no conceder dinero a las instituciones financieras que no estén aplicando las normas acordadas internacionalmente", añade.

Los tres firmantes muestran esperanzas de que la cumbre del G-20 siente las bases para una nueva cooperación económica mundial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.