La pareja detrás de la crisis "subprime"

Image caption Una réplica de la pintura de Grant Wood que muestra a una pareja del medio-oeste hogareña e interdependiente.

Fannie Mae y Freddie Mac parecen una pareja hogareña del medio Oeste, interdependiente, quizá ligeramente aburrida.

Pero estas dos instituciones casi destruyeron el mercado inmobiliario estadounidense y su caída es vista por muchos como la apertura de la crisis financiera global.

El 7 de septiembre de 2008, esos gigantes del mundo económico tuvieron que ser nacionalizados por el gobierno de los Estados Unidos.

Fannie Mae era un hijo de la Gran Depresión.

La Asociación Hipotecaria Federal Nacional fue creada en 1938. Era una agencia del gobierno cuyo trabajo fue comprar préstamos inmobiliarios a proveedores de hipotecas.

Estos proveedores usarían el dinero que recibían de Fannie Mae para conceder mas préstamos inmobiliarios. Freddie Mac, creado a finales de los sesenta, hizo lo mismo.

Pero una vez Fannie y Freddie pusieron todas estas hipotecas en sus libros, tuvieron que hacer alguna cosa con ellas.

Dados y rebanada

Image caption La nacionalización intentaba trazar una línea en medio de la crisis financiera.

La respuesta fue "securitización". Un proceso que funciona un poco como una torta de varias capas, donde se apilan todas las hipotecas horizontalmente y luego se las corta verticalmente.

Cada rebanada contiene un poco de todas las hipotecas del pastel y puede ser vendida en el mercado financiero como un producto "seguro" – una inversión como una parte o una obligación.

Pero había un defecto en el modelo.

Si un número suficientemente grande de propietarios se demoraba en el pago de la hipoteca, entonces el valor de estos títulos respaldados por hipotecas se derrumbaría.

Fannie Mae y Freddi Mac también serían arrastrados con la inmensa factura para los reembolsos de hipotecas.

Empeora la situación

Esto es lo que empezó a pasar en 2007 cuando la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos reventó.

Millones de personas se demoraron en el pago de sus hipotecas. El valor de los títulos respaldados con hipotecas empezó a caer.

De la misma manera cayó el valor de las acciones de Fannie Mae y Freddie Mac.

Las dos compañías estaban incurriendo en pérdidas masivas, US$14.000 millones entre septiembre de 2007 y septiembre de 2008, debido a que tenían que hacer frente a las garantías de millones de hipotecas malas.

Esto puso a los dos gigantes en una necesidad desesperada de nuevo capital para llenar el agujero en sus balances.

Pero Fannie y Freddie habían perdido tanto en el mercado inmobiliario que los inversores privados no estaban dispuestos a proveer el dinero que necesitaban. En otras palabras, estaban al borde de la quiebra.

Gigantes en caída

Estos acontecimientos tenían el potencial de provocar un derrumbe del sistema financiero global.

Fannie y Freddie, en ese momento en manos privadas, eran las dos instituciones financieras más grandes del planeta.

Sus obligaciones y valores estaban sustentadas por inversores de todos el mundo, incluyendo bastantes gobiernos.

Image caption Hank Paulson dijo que la situación de Fannie y Freddie ponía en riesgo a todo el sistema.

Juntas tenían o garantizaban la mitad de las hipotecas de los Estados Unidos – unos asombrosos US$5 billones en créditos hipotecarios.

Entonces Fannie y Freddie eran responsables de la financiación del 80% de todas las nuevas hipotecas en Estados Unidos.

Si ellas quebraban, sería casi imposible que nadie en los Estados Unidos obtuviera una hipoteca.

Fin de semana profético

Esta era la situación que afrontaba el gobierno hasta que hace un año llegó el fin de semana del 6 y 7 de septiembre.

El domingo, la decisión profética había sido tomada y Hank Paulson bajó las escaleras del edificio del Departamento del Tesoro en Washington DC como si fuese un profeta del destino con su expresión descarnada y voz de murmullo.

La condición de Fannie Mae y Freddie Mac puso en un "riesgo sistémico" a todo el edificio financiero, dijo Paulson en un mensaje a la nación estadounidense.

No podían continuar en la situación actual y por lo tanto el gobierno los tomaba bajo tutela.

En otras palabras, estos dos pilares gemelos del mercado hipotecario estaban siendo nacionalizados.

Fue el primero de una serie de domingos críticos, ya que el gobierno de Estados Unidos luchó cuerpo a cuerpo contra una cascada de desastres financieros con la esperanza de resolverlos antes que los mercados reabrieran en otra semana cargada.

Supuestamente, la nacionalización de Fannie Mae y Freddie Mac tenía que servir para marcar una línea en la crisis financiera.

Sin embargo, simplemente actuó como preludio de los acontecimientos muchos más espantosos que pronto debían revelarse ante un mundo asombrado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.