Migrantes: historias de regreso a casa

Margarita Farinango
Image caption El proyecto de fincas orgánicas tiene como objetivo que la gente no migre y los de fuera, regresen.

Una nueva crisis económica -esta vez de carácter mundial- es la que ha empezado a motivar a un gradual número de migrantes ecuatorianos a tomar la decisión de retornar a su país.

Se trata de una situación nueva en Ecuador, un país que desde la crisis bancaria de 1998-1999 se acostumbró a ver a miles de connacionales emigrar a España, Estados Unidos o Italia en busca de mejores condiciones de vida.

Y las historias de retorno comienzan a ser escuchadas.

"Estamos trabajando para demostrar que no hay necesidad de salir y que acá dentro del país tenemos nuestros propios medios para defendernos", dijo a BBC Mundo Margarita Farinango, líder de un proyecto de fincas orgánicas integrales en Oyacoto, comunidad rural a las afueras de Quito.

Margarita encabeza el proyecto en el que participan unas 70 personas, quienes en medio de un clima seco y la ausencia de suficientes canales de riego, han logrado establecer plantíos de lechugas, remolachas, cebollas y otros productos orgánicos cuya cosecha sirve para consumo y para la venta.

"El objetivo del proyecto es que la gente de la comunidad no migre y que, quienes están afuera, un día regresen y trabajen de la misma manera", afirma la dirigente.

La líder comunitaria quiere recuperar a la mitad de su familia que vive en España. Sus hermanos Francisco y Jorge viven en Madrid desde hace casi una década efectuando tareas de construcción. Uno de ellos ha iniciado sus planes de retorno al país -tal como lo hizo hace poco su cuñado, Jaime Chusig, quien después de seis años regresó tras encontrar que las oportunidades de trabajo se habían cortado en el país ibérico.

Margarita cuenta que el caso de su cuñado no es el único en Oyacoto. En su proyecto agrícola son varios los casos de retornos de migrantes y los comuneros se han percatado del choque cultural que ello implica en la comunidad. "Decíamos: ¿Qué pasa? ¿Por qué están cambiados? Parece que están muy presumidos", comenta Margarita y añade que quienes llegaron desde España "poco a poco se han ido adaptando y ahora ya son lo mismo que antes, con lo que ya no hay esa desconfianza del principio".

"La familia se pierde"

Las historias de retorno también tienen que ver con migrantes que llegan desde Estados Unidos. Denys Dyllon, diseñador gráfico, regresó con su esposa y dos hijos a Quito tras haber permanecido dos años en Carolina del Sur.

Hoy es propietario de Imprenta Comunicativa, empresa en la que laboran cinco personas.

Denys laboraba en Estados Unidos en trabajos de imprenta y diseño gráfico, no obstante el dejar su país y su cultura le significó un precio muy alto de pagar.

"Nos dimos cuenta de que si se puede hacerlo en otro país, también se lo puede hacer en el país de uno. Allá uno se puede ganar un poco más de dinero, pero lo que es afectivo, la familia, se pierde", dijo Denys a BBC Mundo.

Este empresario no piensa volver a salir del país y dice tener "un deber moral" de "abrir los ojos a la gente" sobre lo que implica el ser migrante. "Acá tenemos todo. Nosotros somos ricos incluso en nuestra gastronomía", afirma.

Cifras pequeñas y demanda en aumento

Margarita Farinango y Denys Dyllon son dos de los 143 beneficiarios del "Fondo Cucayo", un programa del gobierno ecuatoriano destinado a entregar capital semilla no reembolsable a planes productivos de migrantes que están de regreso al país.

Para acceder a dicho fondo, los interesados deben poner una contraparte del 75 por ciento que puede incluir dinero, herramientas o diversos bienes. El fondo es concursable y otorga hasta USD$15.000 para microempresas individuales y USD$50.000 para proyectos comunitarios. La iniciativa es parte del Plan Bienvenidos a Casa, que incluye la exoneración de impuestos aduaneros para traer menaje de casa y herramientas de trabajo, así como la entrega de un bono de vivienda.

Según la Secretaría Nacional del Migrante (Senami), el plan en dos años de funcionamiento ha beneficiado a 8.663 familias. La cifra es pequeña si se considera que fuera del país viven más de tres millones de ecuatorianos.

Hernán Holguín, subsecretario de la Senami, reconoce que el programa se ha visto afectado por falta de recursos. "Evidentemente nos falta dinero, nos falta capital y lo ideal sería que se incremente sustancialmente el aporte al Plan Cucayo", dijo Holguín a BBC Mundo.

El funcionario espera que mayores fondos vengan de "la cooperación internacional" y de la "sensibilización" de otros ministerios de Estado en Ecuador. No obstante, sostiene que "más que el número, lo importante es la parte cualitativa" del plan.

"Un proyecto de vida no se puede cambiar de la noche a la mañana. Una decisión de una familia para irse a otro país o regresar al suyo no se la toma en días. Hay que planificar un regreso, así como se planificó la ida", señala Holguín.

A decir del funcionario, Ecuador espera en los próximos años una tendencia de migración circular, "gente que va saliendo, gente que va regresando".

En tanto, el número de aspirantes al incentivo gubernamental va en aumento y el presupuesto del plan no crece de manera proporcional.

La quinta convocatoria para el Fondo Cucayo, efectuada en agosto de este año, tuvo 1.000 aspirantes frente a los 179 registrados en la convocatoria de hace un año. No obstante, según dijo Paulina Proaño, directora del Área de Inversión del Fondo Cucayo, solo unas 50 personas serán beneficiadas en la presente convocatoria debido a temas presupuestarios.

Más allá de las leyes restrictivas

Los regresos de migrantes ecuatorianos no solo se producen en el marco del programa del gobierno ecuatoriano.

También hay quienes se acogen al plan de retorno impulsado por el gobierno español y otros deciden regresar por cuenta propia, aunque aún no se puede hablar de un fenómeno masivo.

Así lo confirma Vladimir Paspuel, presidente de la Asociación Rumiñahui Hispano Ecuatoriana, quien señaló a BBC Mundo que más allá de las leyes migratorias restrictivas que varios países europeos han aplicado, es la crisis económica global la que está afectando a los migrantes, en especial en los sectores de la construcción y de servicios.

"Mucha gente tiene una gran dificultad para sobrevivir y de a poco se está viendo avocada a retornar sin pensar en volver a España", aseveró Paspuel.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.