Toyota: advertencia de seguridad en EE.UU.

La empresa automotriz japonesa Toyota advirtió sobre un problema de seguridad que podría afectar a varios modelos de vehículos en Estados Unidos y que se sospecha que podría haber causado accidentes e incluso cinco muertes.

La filial estadounidense de la compañía alertó a los usuarios de siete modelos de Toyota y Lexus de que las alfombrillas en el lado del conductor podrían engancharse con el pedal del acelerador e impedir detenerse al vehículo.

Entre los modelos incluidos en la alerta están el Camry y el Prius, muy populares en el mercado.

De acuerdo con diversos medios de prensa, la advertencia contempla hasta 3,8 millones de vehículos.

La agencia de noticias AP informó que se trata de la mayor medida de este tipo en la historia de la compañía en el país.

"Es un asunto urgente", dijo Ray LaHodd, secretario de Transporte de Estados Unidos, citado por la agencia Reuters.

"Un acelerador trabado puede causar velocidades muy altas y dificultar que el vehículo frene, lo cual podría causar un choque, heridas graves o la muerte", explicó Irv Miller, portavoz de Toyota

Mille manifestó que hasta que la compañía encuentre una solución, los dueños de los modelos afectados deben retirar el tapete en el lado del chofer y no reemplazarlo.

Incidentes

La Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA, por sus siglas en inglés) ha registrado 100 incidentes supuestamente relacionados con el problema, entre los que se incluyen 17 choques y cinco muertes.

La compañía automotriz dice que aún espera el resultado de una investigación sobre ese tema, pero que desea actuar ahora como medida de precaución.

"Toyota toma muy en serio el tema de la seguridad pública y cree que sus vehículos están entre los más seguros en las vías", dice un comunicado que aparece en el sitio electrónico de la firma.

La empresa asegura que está trabajando con funcionarios de la NHTSA con el fin de encontrar una solución al problema.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.