Se triplica el déficit estadounidense

Dólares
Image caption La necesidad de rescatar a varias instituciones financieras empeoró la situación fiscal.

El déficit presupuestario de Estados Unidos alcanzó la cifra de US$1,4 billones, según informó la Oficina de Presupuesto del Congreso estadounudense (CBO, por sus siglas en inglés).

Esto significa que el saldo en rojo de la administración pública estadounidense se triplicó con respecto al año anterior, según indica la corresponsal de la BBC en Nueva York Michelle Fleury.

El déficit equivale así al 9,9% del Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense, una cifra que no se ha registrado desde 1945, según indica la CBO en su análisis mensual sobre el presupuesto.

Uno de los principales responsables del aumento astronómico del déficit del presupuesto es la recesión por la que ha transitado en los últimos meses la economía estadounidense, situación que ha disminuido considerablemente la recaudación fiscal.

Esto sin contar los US$245.000 millones que tuvo que desembolsar la Casa Blanca para rescatar a la banca tras el colapso financiero en Wall Street.

También se han de añadir los US$200.000 millones invertidos en el paquete de estímulo económico lanzado por Obama, en el que no se incluye el aumento de los subsidios por desempleo y para la compra de alimentos.

El anterior récord de déficit, alcanzado apenas el año pasado, llegaba a los US$459.000 millones.

El presidente Barack Obama ha dicho en más de una ocasión que los números rojos han sido parte de la herencia recibida del anterior gobierno republicano.

La estimación del déficit público debe ser confirmada por el Departamento del Tesoro cuando publique las cifras oficiales para el año fiscal 2008-2009 a finales de octubre.

Buenas noticias

Image caption Max Baucus se mostró satisfecho con el informe de la CBO.

Pero no todo han sido malas noticias para el gobierno de Barack Obama.

La CBO indicó este miércoles que el proyecto de reforma del sistema de salud presentado por la Comisión de Finanzas del Senado de EE.UU. costaría unos US$829.000 millones de dólares y reduciría el déficit presupuestario en US$81.000 millones en un plazo de 10 años.

La oficina presupuestaria indicó que el proyecto -uno de los cinco que se están discutiendo en el Congreso de EE.UU.- reduciría el número de personas sin seguro médico en Estados Unidos en unos 29 millones para el año 2019.

El costo calculado es menor de lo que muchos analistas esperaban y seguramente hará que la comisión encabezada por Max Baucus no tenga que hacer más ajustes al proyecto antes de la votación para su aprobación final.

El proyecto de la Comisión de Finanzas ha recibido críticas de los sectores más liberales del Partido Demócrata al no prever la conocida "opción pública".

"Nuestro enfoque equilibrado en la reforma de salud ha valido la pena una vez más", afirmó Baucus tras conocerse el informe.

Si como es de esperar, la Comisión de Finanzas aprueba el proyecto, este se fusionará con una versión de la Comisión de Salud del Senado y será enviado a la Cámara Alta para su debate y votación durante las próximas semanas.

Barack Obama ha hecho de la reforma del sistema de salud de su país una de las principales prioridades en el inicio de su mandato.

Llevar adelante los cambios está resultando problemático para el mandatario, que se ha encontrado con la oposición frontal de la mayoría de los miembros del Partido Republicano y de la poderosa industria del sector de la salud.

Contenido relacionado