"China sí le da a África lo que necesita"

Paul Kagame
Image caption Kagame es uno de los políticos africanos más respetados en Occidente.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, alabó la manera en que China hace negocios en África, y criticó la actuación de los países occidentales por basar sus relaciones con el continente en la ayuda al desarrollo.

Según explicó en una entrevista, las importantes inversiones chinas en África, tanto a través de compañías como en infraestructuras, están ayudando al continente.

"China sí le da a África aquello que necesita: inversiones y dinero para gobiernos y compañías", le dijo Kagame al periódico alemán Handelsblatt.

El líder ruandés es uno de los políticos africanos más respetados en Occidente por sus esfuerzos por superar el genocidio de 1994, que dejó más de 800.000 personas muertas.

El país asiático "invierte en infraestructuras y construye carreteras", dijo, al tiempo que denunció que la participación de europeos y estadounidenses en el continente "no ha logrado que África avance". "Las compañías occidentales han contaminado África y lo siguen haciendo", aseguró.

"Sólo hay que pensar en los residuos nucleares que se acumulan en Costa de Marfil o en cómo Somalia está siendo utilizada como un vertedero por las compañías europeas", lamentó.

China apuesta fuerte en África

Inversión sin injerencias

Se calcula que el comercio anual entre el país asiático y África supera los US$100.000 millones. La presencia china se siente de Marruecos a Sudáfrica, aunque muchos países de Occidente han criticado que Pekín no le preste demasiada atención a la promoción del buen gobierno.

Las compañías chinas, la mayoría estatales, suelen adjudicarse los proyectos de construcción más importantes en esta zona gracias a unos bajos costes con los que no pueden competir las firmas europeas y estadounidenses.

Además, como recordó el corresponsal de la BBC Greg Morsbach, el gobierno de Pekín mantiene su política de no intervenir en los asuntos internos de los países en los que opera.

Esto le ha permitido penetrar en mercados como el de Sudán. Las compañías occidentales suelen recibir presiones de grupos de derechos humanos de Europa o EE.UU. para que no colaboren con el gobierno local por las violaciones de derechos que denuncian estas organizaciones.

Lea: China perfora primero en Irak

Menos ayuda, más comercio

A pesar de que Ruanda ha recibido importantes ayudas desde 1994, Kagame dijo que las relaciones deberían basarse en el comercio, y no tanto en la ayuda al desarrollo.

"Hace falta ayuda, pero debería implementarse de tal manera que permitiera el comercio y el crecimiento de las empresas", explicó.

Kagame mandó otro mensaje a los países de Occidente. Según dijo, los altos aranceles impiden que los productores africanos puedan competir en mercados globales de la misma manera que un europeo o un estadounidense.

"Sería más beneficioso para África que los países industrializados nos dieran los mismos derechos comerciales que se dan entre ellos", advirtió.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.