La vida de Madoff tras las rejas

Bernard Madoff
Image caption Madoff fue declarado culpable de un fraude por valor de US$65.000 millones.

Comparte la celda con un traficante de drogas, y pasa el rato con jefes de la mafia, espías israelíes y delincuentes sexuales.

La vida ahora es muy diferente para el inversionista estadounidense Bernard Madoff, quien fue declarado culpable de un fraude por valor de US$65.000 millones.

Esto es de acuerdo a un abogado que entrevistó a Madoff, el mayor estafador confeso en la historia de Estados Unidos, en una prisión federal por una demanda presentada por las víctimas que tratan de recuperar su dinero.

A Madoff se le dio en junio la pena máxima de prisión de 150 años por llevar a cabo un enorme esquema tipo Ponzi, que consistía en pagar dividendos a inversionistas con el dinero de nuevos clientes.

Nueva vida

El abogado Joseph Cotchett escribió que Madoff, que anteriormente era propietario de un penthouse de US$7 millones, ahora pasa su tiempo de ocio "caminando alrededor de la pista de la prisión por la noche", según informó la agencia Reuters.

Madoff, de 71 años, permanece recluido en el centro penitenciario federal de Butner en Carolina del Norte.

Comparte una celda con un joven de 21 años condenado por delitos de drogas y duerme en la litera inferior, según Cotchett.

Además, Madoff come pizza hecha por un pederasta. "La mayoría de sus compañeros reclusos están en prisión por delitos de drogas o delitos sexuales y Madoff pasará el resto de su vida en la cárcel con ellos", escribió el abogado.

El estadounidense comparte la prisión con un jefe de la mafia, Carmine Persico, y con Jonathan Pollard, condenado a cadena perpetua en 1987 por espionaje a favor de Israel.

Ira Sorkin, abogado de Madoff, se negó a hablar de la vida de su defendido en prisión.

Pasado glamoroso

Madoff inició su carrera financiera con 22 años y US$5.000 de los ingresos obtenidos por trabajar durante las vacaciones de verano instalando rociadores de jardín de Nueva York.

Image caption La máscara de Madoff está a la venta para la celebración de Halloween.

A continuación, creó en 1960 la firma de inversiones que lleva su nombre.

Su empresa se convirtió en uno de los más grandes creadores de mercado -uniendo a compradores y vendedores de acciones- y Madoff llegó presidir la Bolsa de Valores Nasdaq, el índice tecnológico en EE.UU.

Además de su apartamento de Nueva York, Madoff era dueño de una residencia de US$11 millones en Palm Beach, Florida, y de una propiedad de US$3 millones en Long Island, Nueva York.

La firma de Madoff fue investigada en ocho ocasiones, en los últimos 16 años, por la Comisión de Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés) por sus ganancias excepcionales.

La SEC admitió el mes pasado que había fracasado en su "fundamental misión de proteger a los inversores".

Especialistas de mercados que hablaron con BBC Mundo estimaron en ese momento que en el caso Madoff la explicación estuvo, no en la falta de controles, sino en las "debilidades humanas de quienes los ponen en práctica", sugiriendo algún tipo de conducta irregular por parte de los agentes federales.

Al final, fue la recesión global que efectivamente provocó la caída de Madoff.

Los inversores, afectados por la crisis, trataron de retirar cerca de US$7.000 millones de sus fondos y Madoff no pudo encontrar el dinero para cubrir los pedidos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.