¿Se acerca el fin de los megabancos?

El grupo financiero holandés ING planea dividirse en dos partes: un componente financiero y una compañía aseguradora.

Image caption ING dijo que el dificil entorno los había llevado a tomar la decisión de dividirse en dos.

También le está pidiendo a sus accionistas más de US$11.000 millones que le permitan devolver parte del dinero de los contribuyentes que pidió prestado en lo más álgido de la crisis.

ING es el banco más grande de Holanda, y una ex-estrella en el firmamento bancario europeo. Como muchos otros, se vio muy afectado por invertir en préstamos hipotecarios tóxicos, principalmente estadounidenses.

Su decisión de dividirse ocurre en el contexto de un creciente entusiasmo político y comercial internacional para ver fragmentarse a los grandes bancos. De este modo ya no van a ser considerados "demasiado grandes para colapsar".

Muchos bancos se habían tornado tan grandes que cuando la crisis financiera golpeó, sus gobiernos tuvieron que rescatarlos con fondos de los contribuyentes para evitar quiebras bancarias extendidas y una catástrofe económica.

Punto negativo

Al explicar la decisión de ING, el gerente Jan Hommen dijo que lo que antes era una ventaja ahora es un punto negativo, y que la empresa debe enfocarse ahora en la simplicidad.

ING tiene también un incentivo para devolver parte de los 10.000 millones de euros en ayuda estatal que el gobierno holandés le entregó hace un año. Si puede pagar la mitad de esta suma, 5.000 millones de euros, antes del fin de enero, se hará acreedor a un sustancial descuento.

Hommen agrega cautelosamente que las condiciones de los bancos podrían estar empezando a estabilizarse.

Tendencia

El plan del ING podría llegar en un momento especialmente propicio. Hay un creciente debate acerca de la conveniencia de fragmentar los grandes bancos.

El legendario financista estadounidense George Soros ha criticado el poder de los megabancos existentes, en donde apenas tres o cuatro de ellos dominan el sector bancario en Estados Unidos.

El gobernador del Banco de Inglaterra Mervyn King, y el ex jefe de la Reserva Federal estadounidense Alan Greenspan han defendido ambos la propuesta de dividir bancos que son demasiado grandes para declararse en quiebra.

Y la Unión Europea está considerando un plan para modificar los bancos. ING podría estar encabezando una tendencia inevitable.

Contenido relacionado