Fisuras en antesala de cumbre del G-20

Alistair Darling
Image caption Países como el Reino Unido se muestran más cautelosos sobre el fin de los planes de estímulo.

Poco antes del inicio en la localidad escocesa de Saint Andrews de la reunión de los ministros de Finanzas del G-20, han surgido fisuras entre los integrantes del grupo sobre dos de los asuntos que centrarán el encuentro: los paquetes de estimulo económico destinados a impulsar la recuperación de la economía mundial y la manera de financiar la lucha contra el cambio climático.

Varios de los países integrantes del G-20, incluyendo Estados Unidos, Japón y Alemania, ya han salido de la recesión y quieren discutir las posibles medidas finales para consolidar el crecimiento.

Pero países como el Reino Unido, cuyas cifras de crecimiento todavía son negativas, se muestran más cautelosos.

"No podemos estar seguros de que la recuperación global tiene el suficiente impulso como para ser sostenida y duradera", afirmó este viernes el ministro de Economía británico Alistair Darling.

"Debemos coordinar nuestro planes para la recuperación, de igual manera que hemos coordinado la respuesta a esta recesión", aseguró Darling.

También existe cierta preocupación por las cuentas públicas de algunas naciones.

La deuda de los gobiernos de los países desarrollados del G-20 podría alcanzar el 118% del Producto Interno Bruto (PIB) anual en 2014, según ha alertado el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el organismo, harán falta años de recortes en el gasto público y de incrementos en los impuestos para reducir esa deuda pública al nivel que considera seguro.

Por otro lado, Francia sigue presionando para que se adopten nuevas medidas para limitar los bonos que reciben los ejecutivos del sector bancario.

"Me gustaría que se pudiera hacer más para dejar bien claro que queremos poner fin a los excesos, los abusos y los bonos, que son estrictamente incentivos del riesgo", le dijo a la BBC la ministra de Finanzas francesa Christine Lagarde.

Muchos culpan a los altos bonos que reciben los banqueros de los riesgos que estos asumen y que en parte llevaron a la actual crisis financiera mundial.

Cambio climático

El corresponsal de asuntos económicos de la BBC, Joe Lynam, explicó que también existen desacuerdos a la hora de decidir qué foro es el más adecuado para discutir sobre los fondos necesarios para luchar contra el cambio climático.

Diversas naciones quieren hablar del tema en el marco del G-20, conscientes de las señales poco halagüeñas que hay en estos momentos de cara a la cumbre de Naciones Unidas sobre el clima que debe celebrarse en diciembre en Copenhague, Dinamarca, y en la que se debería consensuar un acuerdo que sustituya el Protocolo de Kyoto.

Pero el gobierno británico ya ha dicho que cree poco probable que este año se adopte un tratado legalmente vinculante.

Sin embargo, Reino Unido considera que Naciones Unidas sigue siendo el foro más adecuado para discutir asuntos medioambientales, según explica el corresponsal.

Mientras, algunos países parecen estar esperando a ver que posición adopta EE.UU. antes de pronunciarse.

Pero con la reforma del sistema de salud y los problemas de la economía interna, además de varios proyectos de ley sobre el cambio climático tramitándose lentamente en el Congreso, el secretario de Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, no ha querido dar detalles de hasta donde estaría dispuesta a comprometerse la administración de Barack Obama.

En otro orden de cosas, según explica Joe Lynam, algunos de los miembros del G-20 han expresado su inquietud por la debilidad del dólar estadounidense y la fortaleza del euro y el yen, aunque no se espera que los ministros del grupo hablen específicamente de sus divisas.

Además, algunas naciones todavía estarían preocupadas por el nivel de progreso en la lucha contra los paraísos fiscales, una promesa clave surgida de la reunión del G-20 celebrada en Londres en abril.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.