El león de la MGM ya no ruge tanto

El potente rugido del león que aparece al principio de todas las películas de la Metro-Goldwyn-Mayer podría convertirse en apenas un ronroneo y -quizás- hasta quedar en silencio.

Image caption Más de una generación ha disfrutado del rugido de este león.

La MGM es dueña de algunas de las franquicias más famosas de la historia del cine, incluyendo James Bond y la Pantera Rosa. Pero bajo el peso de una deuda de casi US$4.000 millones, el estudio está buscando un comprador.

Carl DiOrio, de la revista Hollywood Reporter en Los Ángeles, dice que es difícil en estos días que una empresa sobreviva sólo haciendo películas.

"La MGM nunca ha sido una empresa totalmente integrada, como Viacom o News Corp, e incluso hasta cierto grado como Time Warner", explica.

DiOrio agrega que los estudios necesitan tener bolsillos muy grandes para financiar producciones costosas y que deben aprovechar también la distribución de sus productos a través de diversas plataformas.

"La MGM se ha enfocado mucho en sus películas, pero cuando el DVD comenzó a declinar, esa deuda de casi US$4.000 millones se convirtió en una bomba de tiempo esperando para estallar", concluye el periodista de Espectáculos.

Una caída lenta

La Metro-Goldwyn-Mayer fue el estudio cinematográfico dominante en Hollywood desde el fin de las películas de cine mudo hasta la década de 1950.

Desde el principio, la MGM buscó satisfacer el deseo del público por el glamour y reunió a un conjunto de estrellas que incluyeron a leyendas como Greta Garbo, Joan Crawford, Jean Harlow y Clark Gable.

Image caption "El mago de Oz" fue una de sus producciones.

Igual que sus competidores, la MGM producía 50 películas al año, entre las que hubo títulos legendarios como "El mago de Oz" y "Lo que el viento se llevó".

Después de 1940, la producción disminuyó a sólo 25 películas por año, con temas un poco más realistas. En ese período la MGM produjo una cadena de musicales exitosos en los que aparecieron estrellas de la talla de Judy Garland, Fred Astaire y Frank Sinatra.

El estudio siguió produciendo musicales costosos, pero después de la Segunda Guerra Mundial, el público comenzó a alejarse de ese género al tiempo que la televisión se iba convirtiendo en el entretenimiento familiar.

Las superestrellas del estudio en el mundo de los dibujos animados eran un gato y un ratón: Tom y Jerry.

Aunque prescindió de luminarias famosas, como Judy Garland, el estudio logró seguir funcionando, pero su prestigio comenzó a disminuir en la década de 1950.

A pesar de alguas ocasionales películas de éxito de taquilla, la MGM respondió tardíamente a los cambios de la industria y para 1960, comenzó a perder sumas considerables de dinero.

Futuro incierto

Siempre hubo divisiones en el consejo directivo de la empresa, incluso en las épocas de éxito, y la compañía ha cambiado de manos innumerables veces durante las pasadas dos décadas.

En la industria se especula mucho acerca de si el estudio podrá evitar caer en bancarrota.

La MGM es propiedad actualmente de un consorcio formado por Providence Equity Partners, Texas Pacific Group, Sony Corporation, Comcast, DLJ Merchant Banking Partners y Quadrangle Group.

En el marco del riesgoso mercado actual de la moderna industria del cine, es difícil imaginar quién querrá comprar la MGM.

CarlDiOrio piensa que alguien quizás pudiera interesarse en que el león siga rugiendo, como una etiqueta fílmica de alguna naturaleza, pero no cree que la MGM siga en pie por sí misma.

Es probable que muchos en las viejas generaciones vayan a extrañar al león y su potente rugido.

Y es por esa razón, quizás, que YouTube, la empresa más grande en la internet para compartir videos, decidió mostrar películas completas de los archivo de la MGM.

Esta asociación busca atraer ganancias por publicidad tanto para YouTube, como para el ex gigante de Hollywood.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.