Venezuela interviene cuatro bancos

Sucursal del Banco Canarias
Image caption Los bancos estaban siendo sometidos a medidas administrativas desde 2008.

El gobierno de Venezuela anunció la intervención de cuatro pequeños bancos por haber incumplido con regulaciones del ramo.

El ministro de Finanzas, Alí Rodríguez Araque, informó en un programa de la estatal Venezolana de Televisión que los bancos Canarias, Confederado, Bolívar y ProVivienda cometieron irregularidades como aumentar el capital sin especificar el origen de los fondos, no otorgar el porcentaje obligatorio de créditos a los sectores productivos, repartir dividendos sin autorización y realizar operaciones prohibidas con empresas vinculadas.

Estas instituciones manejan en conjunto menos del 6% de los depósitos y de los créditos otorgados por el sistema financiero venezolano, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Bancos.

Los bancos seguirán operando con normalidad, pues se utilizó la modalidad de intervención a puertas abiertas, por lo que el alto funcionario instó a los usuarios a no entrar en pánico.

En lo que va de año, el gobierno ha intervenido el Stanford Bank, que luego fue vendido a otra institución financiera, y el estatal Banco Industrial de Venezuela. También compró el Banco de Venezuela, en manos del grupo español Santander, para convertirse en el principal actor del esquema financiero nacional.

Sistema fuerte

“El sistema financiero ha disfrutado de una gran fortaleza y una notable estabilidad”, dijo el titular de Finanzas, quien dijo que el Estado garantiza que siga siendo de esa manera.

Por su parte, el superintendente de Bancos, Edgar Hernández, aseveró que los bancos afectados estaban siendo sometidos a medidas administrativas desde finales de 2008.

“En el menor tiempo posible se concretará un plan para solucionar estas debilidades y fortalecer el sistema bancario venezolano, que ha demostrado una fortaleza que todos percibimos”, dijo Hernández.

Los bancos intervenidos fueron adquiridos el año pasado por grupos de accionistas encabezados por el empresario Ricardo Fernández, quien ha manejado negocios con el sector oficial, como contratista de la red de distribución nacional de alimentos a bajos precios, conocida como Mercal.

Para el economista Orlando Ochoa, es un “buen comienzo que la Superintendencia de Bancos implemente normas más estrictas”, especialmente ahora que los indicadores oficiales muestran una tendencia negativa en la economía.

Sin embargo, indicó que se estaba actuando “con un cierto retraso” ante prácticas que, sostuvo, son utilizadas ampliamente por la banca, y que tienen que ver con adquisiciones financiadas con recursos provenientes del sector oficial.

“La pregunta ahora es si van a hacer lo mismo con otros grupos que también han hecho negocios con sectores cercanos al gobierno”, indicó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.