"Vuelvan al mundo real"

Lord Paul Myners, el responsable de las relaciones del Gobierno con la City
Image caption Myners asegura que "las reglas han cambiado".

Un alto funcionario del gobierno británico pidió a los banqueros "que vuelvan al mundo real" luego de que los directivos del Royal Bank of Scotland (RBS) -parcialmente nacionalizado- amenazaran con renunciar por una disputa sobre bonificaciones.

Paul Myners, el responsable de las relaciones del gobierno con la City (el centro financiero londinense) calificó de poco realistas las expectativas de los banqueros de recibir millones de libras esterlinas en bonos.

El consejo de administración del RBS, rescatado en 2008, insinuó que podría dimitir en bloque si Londres veta el pago de primas a sus directivos.

Se estima que el banco escocés desea pagar cerca de US$2.500 millones en bonificaciones para "mantener la competitividad" de su rama de inversión.

Sin embargo, el Tesoro dice que tiene el derecho de decidir cómo se pagan esas retribuciones debido a que el 70% de las acciones pertenecen al Estado.

"Volver a la realidad"

La disputa tiene lugar en momentos en que el gobierno laborista del primer ministro, Gordon Brown, prepara un proyecto de ley financiera que recogerá nuevas regulaciones para el sector financiero.

Image caption El RBS fue rescatado con dinero público en 2008.

Según estimados de Myners al menos 5.000 banqueros británicos ganarán más de US$1,5 millones este año.

En declaraciones a la BBC, Myners dijo que el sueldo medio del británico es de poco más de US$33.000 libras al año, y sin embargo, algunos banqueros esperan recibir bonificaciones además de sus salarios astronómicos.

El funcionario manifestó que los banqueros "deben regresar al mundo real" y recordar que si están en condiciones de recibir ganancias es en gran medida debido a las inyecciones de dinero público que recibieron recientemente para estimular la economía en medio de la crisis financiera.

"Las reglas han cambiado. No podemos regresar a las bonificaciones irresponsables de antes", agregó.

Precisamente muchos consideran a esas primas como una de las causas de la crisis de 2008.

Para que no se vayan

Sin embargo, para los bancos, las bonificaciones son necesarias para mantener la condición de Londres como líder de las finanzas mundiales y evitar a un éxodo de ejecutivos.

El RBS sostiene que su deber es actuar a favor de los accionistas y que si no paga bonos competitivos, el personal más calificado se irá hacia otros bancos con la consiguiente repercusión negativa en las ganancias y en la capacidad de la institución de devolver el dinero de los contribuyentes.

El ministro británico de Empresa, Peter Mandelson, expresó que entendía la posición de los directivos del RBS, pero los llamó a la "contención" y aseguró que no se trata sólo de ese banco sino que todas las instituciones bancarias deben igualmente "refrenarse".

En opinión del portavoz de Finanzas del opositor Partido Liberal Demócrata, Vince Cable, el gobierno no se debe dejar embaucar y enfrentar con firmeza la presión de los banqueros.

El ejecutivo británico adoptará la decisión final sobre el pago de las retribuciones del RBS en febrero de 2010.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.