"Super impuesto" a banqueros británicos

Persona caminando en la City de Londres
Image caption Muchos temen que esta medida ahuyente a inversores en Londres.

El ministro de Economía de Reino Unido, Alistair Darling, propuso este miércoles crear un nuevo impuesto del 50% para los bonos de los banqueros mejor pagados del país.

En un informe presupuestario presentado ante el Parlamento, Darling explicó que serán los bancos —y no los ejecutivos que reciben los bonos— los que tributen esta tasa, que sólo se aplicará una vez y afectará a las compensaciones que superen las 25.000 libras esterlinas (cerca de US$40.600).

Según dijo, esta medida recaudaría más de US$890 millones y serviría para acabar con las operaciones de alto riesgo realizadas por algunos banqueros, lo que según muchos desencadenó la peor crisis económica del país desde la Segunda Guerra Mundial.

"Hay algunos bancos que todavía piensan que su prioridad es pagar bonos sustanciales al personal que ya de por si cobra altos sueldos", dijo Darling.

"La prioridad debería ser reconstruir su fortaleza financiera y aumentar sus créditos", añadió.

"Si insisten en pagar recompensas tan sustanciales, estoy decidido a arrebatarles el dinero para (devolverlo a) los contribuyentes", advirtió, refiriéndose a los planes de rescate públicos de los que muchos bancos se beneficiaron tras la crisis.

Este dinero, aseguró, servirá para crear nuevos empleos.

Lea: Reino Unido controlará más los bancos

Críticas

Sin embargo, como explicó el corresponsal económico de la BBC Andrew Walker, los críticos del plan de Alistair Darling argumentan que estos impuestos provocarán que muchos bancos decidan marcharse del distrito financiero de Londres y trabajar desde otros destinos con menor carga fiscal.

Image caption Darling dijo que el dinero recaudado servirá para crear empleos.

"Visto desde fuera, aquellos bancos extranjeros que pagan bonos a su personal en Reino Unido serán los más afectados", dijo en un comunicado la directora de la Asociación Británica de Banqueros, Angela Knight.

"Londres les parecerá ahora un lugar mucho menos atractivo en el que construir sus negocios", advirtió.

Además, también existen dudas sobre cómo evitar que los bancos eludan el pago de este impuesto.

Según Andrew Walker, algunas entidades podrían esquivar la tasa posponiendo un año el pago de bonos, o subiendo los salarios ordinarios de sus altos ejecutivos en lugar de pagarles recompensas extraordinarias.

En cualquier caso, muchos analistas señalan que la propuesta británica tendrá efectos limitados, ya que la tasa sólo se aplicará una vez, y no todos los años.

¿Y el resto del mundo?

La idea de Darling va más allá de otras medidas similares acordadas por los países integrantes del G-20 durante la pasada cumbre de Pittsburg (EE.UU.), ya que no sólo penaliza a quien recibe el bono, sino también a quien lo paga.

"Si esta medida la adopta sólo Reino Unido podría afectar a la competitividad de los bancos de Londres, pero hay un ambiente internacional que favorece que se tomen estas decisiones", explicó a BBC Mundo Isaac Cohen, analista económico basado en Washington.

En este sentido, dijo el analista, la tasa británica podría tener efectos ejemplarizantes y promover "una medida concertada entre todos los países industrializados (...) para tratar de evitar que los salarios excesivos sean incentivos para que se cometan más riesgos".

Por ejemplo, aseguró Cohen, "en Estados Unidos, los bancos ya están devolviendo el dinero que les pagó el Gobierno para no tener las manos atadas en el pago a sus ejecutivos. Se han apresurado precisamente para evitar los controles que les querían imponer".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.