ALBA amplía programa social y económico

Culminó la VIII Cumbre de la Alianza Bolivariana de Nuestra América (ALBA), celebrada en La Habana, con una declaración final que está marcada por la continuidad de las políticas aplicadas desde hace cinco años, cuando se fundó en esta organización.

Image caption En la declaración final, se reafirmaron los programas sociales, sanitarios y educativos.

En la declaración final se reafirmaron los programas sociales, sanitarios y educativos promovidos en los países miembros. Además, se elaboró un comunicado especial conjunto sobre el cambio climático y la posición del ALBA en Copenhague.

El final de la cumbre fue transmitido en directo por la televisión cubana y por otros canales de países miembros de la alianza. Todos los jefes de Estado y de delegaciones hicieron uso de la palabra y la ronda culminó con las intervenciones de Hugo Chávez y de Raúl Castro.

El presidente venezolano definió a esta organización regional como "territorio de construcción del socialismo", remarcó su carácter "anti-capitalista, anti-imperialista" y convocó a los países miembros a "redoblar la marcha en todos los terrenos".

Acuerdos sociales

Los países miembros acordaron promover una campaña sanitaria en todos los países para detectar, estudiar, tratar e integrar socialmente a las personas discapacitadas, además de "consolidar los programas integrales de salud y la formación del Médico Integral Comunitario".

La cumbre también aprobó un plan de acción para la "alfabetización y post-alfabetización, a los efectos de consolidar sus logros y ampliarlo al resto de los países y pueblos del ALBA". Ya cuatro países miembros están libres de analfabetismo.

La meta es "alcanzar la cobertura total, a fin de garantizar el acceso a la educación primaria universal y avanzar en el acceso a la educación secundaria". Se acordó también priorizar la formación de estudiantes en las áreas de medicina y educación.

Los miembros de la alianza crearán también una "red de Ciencia, Tecnología e Innovación que facilite (…) la generación y transferencia de conocimientos y tecnologías en sectores claves del desarrollo socio-económico sostenible" y promoverán el intercambio de los conocimientos en producciones conjuntas.

Integración económica

En el terreno económico se propuso avanzar en la creación de empresas de informática y en el uso conjunto de las telecomunicaciones, incluyendo el satélite venezolano y el cable telefónico submarino que unirá Caracas con Cuba.

Image caption Los países del ALBA se proponen realizar proyectos de informática y telecomunicaciones.

Los líderes hicieron gran hincapié en la rápida implementación -para finales de enero de 2010- del Sistema Unitario de Compensación (Sucre), una moneda regional que se utilizará, en lugar del dólar, para los intercambios comerciales entre las naciones del ALBA.

Promoverán conjuntamente el turismo, se organizará una feria, el Centro de Estudios de Promoción y Desarrollo Turístico del ALBA y el Instituto de Formación y Capacitación de las Especialidades Básicas del Turismo.

Finalmente, se acordó "iniciar a principios de 2010 las negociaciones del Tratado de Comercio de los Pueblos" (versión izquierdista de los Tratados de Libre Comercio), para consolidar un "proceso de integración de la Alianza y el estatus de las relaciones bilaterales".

Cambio climático

Con respecto a la próxima Cumbre Climática en Copenhague, los países miembros deploraron que no se haya llegado a un acuerdo, porque los países desarrollados pretenden "perpetuar sus patrones de producción y consumo insostenibles, y la dependencia y marginación de los países en desarrollo".

Ratificaron que la "Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático y su Protocolo de Kioto representan el régimen jurídico vinculante vigente que norma la respuesta y la cooperación internacional para el enfrentamiento al calentamiento global".

Afirmaron que para "estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera a un nivel que prevenga una interferencia peligrosa en el sistema climático, (…) deben volver a las concentraciones de gases de efecto invernadero muy por debajo de 300 ppm (medida que indica la cantidad de moléculas del dióxido de carbono) de GEI".

Los gobiernos llevan a Copenhague la propuesta de establecer compromisos vinculantes de reducciones domésticas sustanciales, la transferencia efectiva de tecnología y la provisión de recursos financieros públicos adicionales, adecuados, previsibles y sostenibles.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.