Islandia sí va a pagar

Presidente de Islandia, Olafur Grimsson.
Image caption Grimsson aseguró al programa de la BBC que sus acciones no dañaron la reputación financiera del país.

El presidente de Islandia, Olafur Grimsson, dijo al programa Newsnight de la BBC que pagará su deuda con los gobiernos británico y holandés.

La disposición del país a devolver el dinero a los gobiernos que intervinieron para asegurar los depósitos de los ciudadanos que perdieron dinero en la crisis bancaria ha sido objeto de desacuerdos.

El presidente Grimsson sorprendió a los observadores cuando se rehusó el pasado martes a firmar la ley que autoriza al Gobierno a indemnizar a los ahorradores e inversores británicos y holandeses afectados por la quiebra del Banco Icesave en 2008, decisión que obligó a someter el texto a referéndum.

Si hubiera pasado, habría ayudado a liberar préstamos de primera necesidad y la velocidad con la que Islandia se uniría a la Unión Europea.

Lea también: Los islandeses deciden si pagar o no

A los "bonos basura"

En Islandia ha habido una importante oposición pública al pago de la deuda a Icesave, que compromete a Islandia a pagar US$5.000 millones al Reino Unido y los Países Bajos.

También se han registrado consecuencias internacionales: esta semana un organismo que evalúa qué tan seguro es prestar dinero a países y empresas clasificó la deuda de Islandia como "bono basura" a raíz de la medida del presidente.

Pero Grimsson aseguró al programa de la BBC que su acción -negarse a firmar el proyecto y celebrar un referéndum- no habían dañado la reputación financiera de Islandia.

"Esta calificación crediticia por parte de Fitch no tiene consecuencias prácticas", dijo.

Una calificación crediticia inferior al grado de inversión hace que los prestamistas estén menos dispuestos a invertir y significa que el prestatario tiene que pagar tasas de interés más altas.

Grimsson también negó que hubiera actuado de manera prepotente al anular la voluntad del Parlamento de Islandia. Aseguró que el Parlamento estaba allí para representar a la voluntad popular y el referéndum fue diseñado para probar sus deseos.

Según el corresponsal de la BBC en Bruselas, Dominic Hughes, la decisión que tomen los islandeses en el referendo podría tener un impacto negativo en las posibilidades de que el país sea aceptado pronto en la Unión Europea.

Deuda de buena fe

Además, el que Islandia reciba un rescate finaciero del Fondo Monetario Internacional y otros planes monetarios podría depender de que este país llegue a un acuerdo de pago.

Mientras tanto, las últimas encuestas de opinión sugieren que el referéndum no es necesariamente un simple sello para bloquear el pago de la deuda.

Las últimas encuestas de opinión, citadas por la agencia de noticias Reuters, sugieren una disminución de la hostilidad.

Aproximadamente el 51%-58% están en contra del pago, en comparación al casi 70% anterior.

El Parlamento se reunirá el viernes para planificar el referéndum sobre el controvertido pago de la deuda de Icesave.

Los oponentes creen que las condiciones de pago son demasiado onerosas y perjudicará a la recuperación económica de Islandia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.