Venezuela, con luz y sin ella

Unos los llamaron improvisación, otros lo atribuyeron a un mal cálculo, otros ponderaron el efecto negativo sobre la popularidad del presidente. Muy pocos pronunciaron palabra este miércoles para defender la suspensión, en Caracas, de una severa medida de racionamiento eléctrico, implementada 24 horas antes como absolutamente ineludible.

Image caption Chávez levantó el racionamiento de energía sólo en Caracas.

Los hechos ocurrieron así: la medianoche del martes entró en vigor un esquema de cortes por zonas de acuerdo con un cronograma que pocos lograron descifrar.

A algunos los tomó por sorpresa, a otros se les aplicó en horarios que no correspondían. Los comercios afectados se paralizaron, algunos vecinos sacaron sus cacerolas en forma de protesta y algunos otros tomaron las calles. Tal fue el caso de un grupo de enfermos que se quedaron a mitad de un tratamiento de diálisis en un centro de salud del este de la ciudad.

A primera hora de la tarde, el presidente Hugo Chávez dijo que no le importaban las críticas y aseguró que el racionamiento era absolutamente necesario.

Lea: Chávez suspende apagones en Caracas

El mandatario dijo que las medidas son como una dieta para quien está gordo o como abstenerse de comer grasa si usted ha sufrido un infarto.

La medianoche del miércoles, Chávez, en una llamada a un programa de opinión del canal oficial Venezolana de Televisión, sorprendió a propios y extraños levantándolo, al menos en la capital.

Rectificar

"Rectificar es de sabios. Se vieron impactos negativos en cuanto al racionamiento eléctrico y por tal razón quedó eliminado sólo en Caracas", dijo.

El presidente citó la confusión con el cronograma, los efectos sobre semáforos, entre otros inconvenientes, y pidió la renuncia del ministro de Energía Eléctrica.

Buena parte de los beneficiados no se enteraron hasta la mañana siguiente (jueves). Algunos creyeron que la noticia en los periódicos que alcanzaron a cambiar sus primeras páginas era una broma.

"Creo que la decisión del presidente ayer fue de ser sincero con la población. Y si había que tomar una decisión se tomó y creo que va por buen camino entender que las cosas que no funcionen, sí hay que rectificar", opinó el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, el diputado José Albornoz (del partido Patria Para Todos, aliado del oficialista PSUV), uno de los pocos que lo respaldó públicamente este jueves.

Un columinista de la pro oficialista página de internet aporrea.org sugirió que quienes manejan el tema de la electricidad en el país habían "tramado" una acción para generar descontento y desestabilización, y calificó la idea del racionamiento de algo "imperdonable".

Pero otros, como el politólogo de tendencia crítica José Vicente Carrasquero, vieron en el episodio un clásico ejemplo de improvisación gubernamental.

"El presidente se dio cuenta de que está asumiendo unos costos políticos demasiado altos. Está calculando que el tiempo que lo separa de aquí a las elecciones le va a permitir a él rectificar, pero creo que está sobre estimando su capital político y la improvisación le está dando en la cabeza", le dijo a BBC Mundo.

"Discriminación"

Pero si de costos políticos se trata, algunos intentan ponderar el efecto que tendrá sobre la provincia –que también vota- el hecho de que sólo Caracas se librará del racionamiento.

A través de los medios, algunos habitantes del interior del país se quejaron de que los trataran como "ciudadanos de segunda". En el occidental estado Zulia, estudiantes tomaron la sede de la Corporación Eléctrica.

"Tú no puedes generar políticas discriminatorias (…) Lo hizo porque sabe que Caracas es como una vitrina, que los corresponsales extranjeros están aquí y que en la medida en que dé una cierta sensación de normalidad en Caracas lo va a proyectar afuera", opinó Carrasquero.

Según el presidente Chávez, las restricciones se mantienen en el interior del país porque ahí sí están funcionando. De todas maneras el gobierno sigue sosteniendo que hay una crisis debido a los bajos niveles en el embalse en la hidroeléctrica Guri, que genera más del 70% de la electricidad en Venezuela.

¿Cómo se explica?

Así que, ¿cómo se explica técnicamente este retroceso en una medida que se daba por absolutamente necesaria? ¿Y cómo se va a evitar el colapso?

Miguel Lara, experto eléctrico y ex técnico de la compañía eléctrica nacional, le explicó a BBC Mundo que "el impacto (del racionamiento) sobre Guri no es compatible con el impacto en la población".

Según Lara, el ahorro que se lograría con los cortes en el transcurso de tres meses apenas significaba que Guri no bajaría otros 40 centímetros. "Y por 40 centímetros ibas a afectar a 4.000.000 de habitantes", indicó.

Para el ingeniero, otras medidas, como suspender por completo el suministro a Brasil, hubieran logrado el mismo objetivo.

De todas maneras, opinó, las molestias van a continuar porque el problema es grave y sólo tendría solución a través de obras que tardarán años en concluirse.

Un informe de la Corporación Eléctrica, Corpoelec, publicado por la prensa nacional este jueves, señala que el país afronta la posibilidad de un "colapso eléctrico nacional" en apenas 120 días si no se toman medidas para evitar que sigan bajando los niveles de Guri.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.