Discuten reforma bancaria en Davos

Dominique Strauss-Khan
Image caption Dominique Strauss-Khan abogó por un acuerdo de reforma bancaria global.

Reguladores, líderes políticos y banqueros se reunieron este sábado en el Foro Económico Mundial que se lleva a cabo en Davos, Suiza, para discutir la implementación de controles más estrictos sobre la industria bancaria que, según ellos, podrían evitar que se repita la crisis financiera registrada en 2008.

Las reuniones se llevan a cabo al tiempo que el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, urgió a Estados Unidos a que junto a otros países implementen un acuerdo global sobre la reforma de los bancos.

"El tema de la coordinación de la reforma financiera es clave y temo que no vamos en esa dirección", indicó Strauss-Khan.

Por su parte, el congresista estadounidense, Barney Frank, que estudia cómo colocar regulaciones sobre Wall Street, indicó tras una reunión a puertas cerradas que los banqueros entendían que las regulaciones eran inevitables.

Frank señaló que los banqueros que trataban de oponerse a la reforma estaban "perdiendo su tiempo”.

"El tema de la coordinación de la reforma financiera es clave y temo que no vamos en esa dirección", indicó Strauss-Khan.

La reforma bancaria ha sido el tema central en Davos.

Difícil reforma

Bajo la reforma bancaria propuesta por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama –que debe ser aprobada por el Congreso- algunos de los bancos más grandes verían reducido sus tamaños.

El plan Obama es la iniciativa más radical hasta el momento al proponer la separación entre la banca de depósitos y la de inversión (especulativa).

A pesar de la ofensiva de los banqueros, este intento de reducir el tamaño de los bancos y el riesgo sistémico, ha concitado una adhesión bastante amplia a nivel internacional.

Muchos banqueros en Davos se han pronunciado en contra de las reformas pero existen algunos signos de concesiones.

Según el periodista de BBC Mundo Marcelo Justo, para el sector bancario en general una reforma como la propuesta por el presidente estadounidense podría desbarrancar la economía internacional.

Uno de los argumentos en contra del plan Obama es que requiere consenso internacional porque medidas unilaterales podrían favorecer a ciertos centros financieros por encima de otros así que la coordinación internacional no será fácil, añadió Justo, pues cada país tiene una realidad específica y una "cultura" financiera.

En este sentido, la reunión del G20 en junio puede cumplir un rol fundamental en la coordinación internacional ahora que se ha recobrado el ímpetu político para la reforma, concluyó Marcelo Justo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.