Obama presentará presupuesto “recortado”

Barack Obama, presidente de Estados Unidos
Image caption Obama promete recortar el creciente déficit fiscal estadounidense.

¿Cómo impulsar la recuperación económica, generar la creación de nuevos empleos y reducir el gigantesco déficit fiscal?

Son preguntas a las cuales es posible que el presidente estadounidense Barack Obama ofrezca respuestas este lunes cuando presente el proyecto de presupuesto del gobierno federal para el 2011.

Se espera que Obama presente un proyecto de presupuesto cercano a US$3.700 billones. Se plantea una reducción de gastos de US$20.000 millones en el 2011 y de US$250.000 millones durante el transcurso de la siguiente decada.

Al parecer la Casa Blanca planea recortar proyectos que considera ineficientes o costosos. Entre estos últimos estarían los planes de exploración de la NASA, que deberá archivar el Proyecto Constellation, con el que se pensaba poner nuevamente al hombre en la luna.

También está previsto el aumento de impuestos para los contribuyentes de mayores ingresos, mientras que se mantendrán las exenciones para la clase media.

Todo eso sería parte de un esfuerzo por reducir el déficit del sector oficial en cerca de US$500.000 millones durante los próximos tres años.

Sin embargo, los ahorros previstos para este año no harán mella inmediatamente en los cerca de US$1,3 billones en el que se encuentra actualmente el déficit fiscal estadounidense.

Deficit y desempleo

Image caption Los compromisos militares estadounidenses han contribuido a la compleja situación fiscal.

Desde que llegó al poder Obama ha venido asegurando que busca reducir el déficit a unos US$800.000 millones para el año 2013.

Cada vez que se refiere al tema, el mandatario culpa de la actual situación de deuda a la “irresponsabilidad fiscal” de su predecesor George W. Bush evidenciada en dos guerras (Irak y Afganistán) y un ambicioso plan de medicinas para los que “no había dinero”, como recordó Obama la semana pasada en su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso.

En lo que la Casa Blanca parece no estar dispuesta a ahorrar es en el financiamiento de planes para la reducción del desempleo, que actualmente ronda el 10% de la fuerza laboral estadounidense.

Dentro del presupuesto para el 2011 se espera que el gobierno destine unos US$100.000 millones en programas como incentivos impositivos para las empresas que realicen contrataciones, promoción de créditos para pequeñas y medianas empresas, o planes de obras públicas.

Dinero y campaña

El debate sobre el presupuesto del año 2011 (que empieza técnicamente el próximo octubre) estará influenciado por el ambiente de las elecciones parlamentarias de medio término previstas para noviembre.

Sobre todo porque en la nueva propuesta de gastos se incluyen nuevamente puntos polémicos, como la reducción de beneficios impositivos para las personas de mayores recursos o ahorros en el programa de salud pública conocido como Medicare, parte del plane de reforma de la salud.

La reforma de la salud ha sido el programa por el que más ha batallado Obama y el que hasta ahora le ha dado menos réditos políticos, según reconociera el propio presidente en su discurso ante el Congreso.

Los republicanos aseguran que los recientes reveses políticos del presidente surgieron por su empeño en ese plan, incluida la pérdida de la llamada super mayoría parlamentaria tras las elecciones de Senador en Massachusssets.

Pero aunque muchos demócratas parecen haber perdido entusiasmo en la idea, la Casa Blanca insiste en que hay oportunidad de concretar la reforma.

Lea: Obama: "el empleo será la prioridad"

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.