Estados Unidos: la NASA se aleja de la Luna

Nave Atlantis de la NASA
Image caption Se eliminará el proyecto de la NASA de establecer una base en la Luna.

La agencia espacial estadounidense (NASA) será una de las que más sentirán el recorte presupuestario que anunciará este lunes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En 2004, el presidente George W. Bush anunció el plan de retomar las misiones espaciales tripuladas por humanos y de establecer una base estadounidense en la Luna.

Los presupuestos que presentará Obama este lunes para 2011 cambiarán sustancialmente este proyecto.

"En su lugar, la Casa Blanca quiere incentivar que compañías privadas desarrollen naves espaciales que puedan transportar astronautas a la base espacial internacional", apuntó el corresponsal de la BBC en Washington Richard Lister.

De acuerdo con los planes del presidente estadounidense, la NASA recibirá un aumento presupuestario de US$6.000 millones entre 2011 y 2015.

Sin embargo, este dinero se destinará a ayudar a compañías privadas a diseñar naves espaciales. Este punto supone un cambio considerable en el modo en que la agencia espacial –que siempre había diseñado sus propios vehículos- había funcionado hasta la fecha.

Temores y críticas

Image caption Obama quiere que empresas privadas lleven astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional.

Algunos analistas hablan de privatización de parte de las actividades de la NASA.

Entre las empresas que podrían optar a los nuevos contratos, el diario New York Times cita a United Launch Alliance –compañía fruto de la colaboración entre Boeing y Lockheed Martin- y Space Exploration Technologies, cuyo propietario es Elon Muck, fundador de Pay Pal.

Las intenciones de Obama, según el diario neoyorquino, han suscitado malestar entre algunos miembros del Congreso, especialmente procedentes de Texas –donde se encuentra el Centro Espacial Johnson- y en Florida, sede del Centro Espacial Kennedy –que podría perder varios miles de puestos de trabajo.

"Mi mayor temor es que esto signifique la muerte lenta del programa estadounidense de vuelos espaciales tripulados", aseguró Bill Posey, representante del Partido Republicano de Florida.

Los críticos del proyecto dudan que de esta manera se abaraten los costos de producción. La NASA, aseguran, ya había invertido más de US$9.000 millones en las naves Ares I y Orion, cuyo desarrollo será abandonado con los nuevos presupuestos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.