China e India: ¿los próximos en la Luna?

Astronautas chinos.
Image caption Desde 2003, China ha lanzado dos misiones tripuladas al espacio.

Los recortes presupuestarios que anunció este lunes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aplazarán indefinidamente las misiones estadounidenses tripuladas a la Luna. Para algunos expertos, ha llegado el turno para que China e India tomen el relevo en la carrera espacial.

El presupuesto de la Casa Blanca para 2011 puede suponer un revés importante para la NASA y las ambiciones espaciales de EE.UU..

Ante estos recortes, hay quien cree que la recesión mató el sueño de volver a ver la huella del hombre sobre la superficie lunar.

"Para ir a la Luna hace falta un vehículo enorme y los medios para ponerlo en el espacio. Si Obama desmantela el proyecto de diseñar y fabricar un cohete de esas dimensiones, podemos empezar a dudar de si el sueño espacial todavía existe", le señaló a la BBC el escritor Andrew Smith, autor del libro Moondust, sobre los hombres que viajaron a la Luna.

Lea: La NASA se aleja de la Luna

Pero, frente al desencanto de algunos, otras voces empiezan a plantear la posibilidad de que los próximos hombres en pisar la Luna hablen chino o hindi en vez de inglés.

"Si el hombre vuelve a poner los pies en la Luna, es muy probable que sea de la mano de China o de India", señaló el corresponsal de ciencia de la BBC, Jonathan Amos.

Otra carrera espacial

Esta posibilidad supondría un cambio de latitud de la carrera espacial, que tradicionalmente había tenido a Rusia y EE.UU. como actores principales.

El resto -incluidos Japón y Europa, cuyos planes de exploración lunar tripulada no tienen fecha fija o dotación presupuestaria- fueron simples secundarios.

Sin embargo, ninguno de los dos gigantes asiáticos es nuevo en el sector espacial. El programa chino nació poco después de la fundación de la República Popular, en 1949 y el indio en 1969.

Pese a su relativa larga historia, ha sido en los años recientes cuando ambos países han empezado a tratar en condiciones de igualdad a otras potencias.

En octubre de 2008, India puso en órbita su primer satélite lunar, el Chandrayaan-1, con el que perdió contacto inesperadamente en agosto de 2009.

Planes indios

Recientemente, la agencia espacial india (ISRO, por sus siglas en inglés), anunció sus planes de lanzar una nave tripulada antes de 2016.

"Estamos preparando un vuelo espacial tripulado. Diseñaremos y desarrollaremos el aparato en los próximos cuatro años", apuntó el directivo de ISRO, K. Radhakrishnan, hace apenas unos días.

Funcionarios indios le confirmaron a la BBC que Nueva Delhi aprobaría en breve el presupuesto necesario para el proyecto.

No obstante, los expertos creen que puede pasar bastante tiempo entre la primera misión tripulada india al espacio y un alunizaje propiamente dicho.

Prudencia china

Image caption Según Pekín, China podría lanzar una misión tripulada a la Luna hacia 2025.

En este sentido, el programa chino está más avanzado. El 15 de octubre de 2003, Pekín puso en órbita al primer astronauta chino, Yang Liwai, a bordo de la nave Shenzhou 5.

En septiembre de 2008, Zhai Zhigang se convirtió en el primer chino en dar un paseo espacial.

El Programa de Exploración Lunar Chino (CLEP, por sus siglas en inglés) está dividido en tres fases: orbitar el satélite -algo que ya se está haciendo-, alunizaje de naves sin tripulación -programada para 2013- y obtención de muestras lunares, prevista para 2017.

La posibilidad de enviar una misión tripulada china a la Luna se ha planteado en numerosas ocasiones.

Las autoridades de Pequín, en cambio, siempre lo han visto como un proyecto a largo plazo y no lo prevén para antes de 2025 o 2030.

En este contexto, quizás el sueño espacial no haya muerto. Pero frente a la decisión de Obama de suprimir el proyecto estadounidense -el más avanzado de los programas espaciales de cohetes tripulados- parece casi seguro que tendremos que esperar largamente para que vuelva a hacerse realidad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.