Los Obama, juntos contra la obesidad

Michelle y Barack Obama
Image caption Michelle Obama observa mientras su esposo firma la iniciativa para combatir la obesidad.

La primera dama de Estados Unidos Michelle Obama encabezará desde este martes una campaña para reducir los niveles de obesidad infantil en su país.

El programa "Let's Move" (Movámonos), buscará animar a los niños y adolescentes a realizar más actividades físicas y a ser más selectivos -con la ayuda de sus padres y maestros- a la hora de elegir sus alimentos.

Según el corresponsal de la BBC en Washington, Steve Kingstone, en EE.UU. uno de cada seis niños está considerado obeso -que es más que tener sobrepeso- y eso les llevará probablemente a vivir menos años que sus padres.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, acompañado de su esposa, ordenó a su gabinete durante una reunión en la Casa Blanca crear un plan de lucha contra la obesidad en un plazo de 90 días.

Obama pidió a su esposa que se encargue de promover la campaña.

Fuerza de tareas

El mandatario firmó una orden ejecutiva que dispuso una fuerza de tareas que incluirá a los secretarios del Interior, Ken Salazar, de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius; de Educación, Arne Duncan, y a otros funcionarios del gabinete.

"Me fijé la meta de resolver el problema de la obesidad infantil en una generación, para que los niños que nazcan hoy lleguen a la edad adulta con un peso saludable", dijo Obama al firmar la orden el martes en la Casa Blanca.

El mandatario pidió a la primera dama que se pusiera al frente de la campaña nacional para concientizar al público acerca del problema.

"Ella fomentará la participación de actores de todos los sectores, el público, organizaciones sin fines de lucro, empresas privadas, al igual que padres y jóvenes, para ayudar a respaldar y amplificar el trabajo del gobierno federal en torno a la mejora de la salud de nuestros niños", dijo Obama.

"Vamos a presentar un increíble plan de acción que incluye al sector privado y a las agencias del gobierno para que se coordinen de forma mucho más efectiva", señaló el presidente.

Más información

El objetivo, dijo, es que haya más información disponible "que permita a los padres tomar buenas decisiones para que sus hijos estén activos y coman sano".

Agregó que "la obesidad está reconocida como un problema de salud desde hace décadas, pero los esfuerzos para lidiar con esta crisis han sido insuficientes hasta el momento".

El Instituto Independiente de Medicina halló varios estudios que indican que los estadounidenses deberán hacer más ejercicio, comer menos grasa y comidas endulzadas, y consumir más frutas y verduras para superar la obesidad y los problemas que genera, como la enfermedad cardiaca, la diabetes y el cáncer.

Entre otras cosas, Obama propuso fomentar la creación de áreas para hacer deportes, modificar los programas de almuerzo en los colegios, promover la venta de verduras en lugares de difícil acceso a alimentos saludables y crear un mejor sistema de transporte público para que las personas usen menos el auto.

"Sin una intervención efectiva, muchos más niños sufrirán enfermedades serias que pondrán en aprietos a nuestro sistema de salud. Debemos actuar ahora para mejorar la salud de los niños de nuestra nación y evitar gastar miles de millones de dólares tratando enfermedades prevenibles", dijo el presidente Obama.

"Prevenir enfermedades"

En una entrevista con la cadena ABC, la primera dama reconoció que le gustan las hamburguesas, las papas fritas, el helado y los pasteles, "igual que a todos los niños", dijo.

"No estamos hablando de un estilo de vida que los excluya, es una de las diversiones de ser niños", señaló Michelle Obama, quien recordó que lo importante es ayudar a la gente a que aprenda a equilibrar la alimentación y evitar problemas de salud.

Se trata de "prevenir enfermedades al tiempo que se disfruta de la comida, comiendo vegetales, corriendo, caminando, jugando… y tener tiempo para una buena comida".

La primera dama concluyó: "Más equilibrio, más sentido común y más información".

En este contexto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de EE.UU., hallaron que el 68% de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso y la mitad de ellos son obesos.

Al presentar su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2011 la semana pasada, Barack Obama pidió US$1.000 millones más para programas de nutrición infantil.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.