Zapatero: España “crecerá” en 2010

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el pleno en el Congreso, 17 febrero 2010
Image caption Zapatero ofreció a los demás partidos un pacto para superar la crisis. La oposición le exigió su dimisión.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó en una intervención en el Congreso que la economía de su país “volverá a crecer en el primer semestre de 2010 y a crear empleo neto a finales del mismo”.

Sus palabras coinciden con el anuncio de que el gasto de las familias españolas creció un 0,3% el último trimestre de 2009, el primer repunte en dos años.

Sin embargo, el producto interior bruto (PIB) cayó un 0,1% durante ese mismo periodo, según dio a conocer este miércoles el Instituto Nacional de Estadísticas.

En total, el PIB se contrajo un 3,6% el año pasado y ya son siete trimestres consecutivos que la economía está en números rojos.

Esto sitúa a España a la zaga de las mayores economías europeas, las cuales hace varios meses que han salido de la recesión.

Panorama negro

Durante su intervención, Zapatero reconoció que “aún se seguirá destruyendo empleo durante algunos meses”.

La tasa de desempleo roza el 19%, casi el doble del promedio de los 16 países de la zona euro.

Varios analistas advierten de que, aún si la economía crece este año, lo hará a un ritmo muy bajo precisamente debido a la alta tasa de desempleo y al fuerte endeudamiento de los hogares.

El analista de Commerzbank, Ralph Solveen, explicó a BBC Mundo que efectivamente existe la posibilidad de ver crecimiento positivo en España este año.

Pero puntualizó de que "aún así, la economía española continuará detrás de las de sus vecinos de la eurozona".

Lea: España: única gran economía en recesión

Parálisis política

Para encontrar salidas a la recesión, Zapatero propuso a los demás grupos políticos negociar un acuerdo de cuatro puntos que debería cerrarse en un plazo de dos meses.

Esto incluye idear medidas para mejorar la competitividad de la economía y fomentar la creación de empleo, un plan para reducir el déficit público y otro para relanzar la industria.

La respuesta del líder opositor conservador, Mariano Rajoy, no se hizo esperar: acusó a Zapatero de “negar la realidad” y carecer de credibilidad, y le emplazó a que “rectifique a fondo” su política económica.

Además le pidió que convocara elecciones anticipadas, aunque al mostrarse escéptico sobre si éste aceptará hacerlo, dijo que los diputados socialistas deberían reconsiderar su apoyo a la investidura de Zapatero.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.