Terremoto de Chile ¿las aerolíneas abusan?

Aviones de LAN en el eropuerto de Lima, Perú
Image caption Aerolíneas como LAN e Iberia tuvieron que desviar sus aviones, tras el terremoto.

Tras el sismo que azotó a Chile, cientos de chilenos en todo el mundo han intentado viajar a la nación sudamericana para acompañar a sus familiares. Algunos de ellos han denunciado un supuesto aumento inescrupuloso de los precios de los pasajes aéreos. Pero ¿realmente se trata de un abuso de las aerolíneas?

De acuerdo con expertos de la industria aeronáutica, no se ha registrado un incremento inusual en los precios de los pasajes de las aerolíneas que vuelan hacia Chile.

Cientos de chilenos que estaban en el exterior en el momento de la tragedia buscan desesperadamente regresar a su país. Sin embargo, se han topado con diversas dificultades, producto del mismo terremoto.

En BBC Mundo, queremos conocer su opinión o su experiencia. ¡Participe!

Los daños que sufrió la infraestructura del aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez de Santiago, el sábado 27 de febrero, provocó su cierre y la paralización del tráfico aéreo en el país por algunos días.

Ese día, varias aerolíneas tuvieron que desviar los vuelos que se dirigían hacia la capital a otros aeropuertos de países vecinos.

La demanda es la clave

“La tragedia provocó una sustancial reducción del número de vuelos con destino a Chile”, le dijo a BBC Mundo Francesca Russell, gerente de una agencia de viajes en Londres.

“Al mismo tiempo, provocó un aumento de la demanda, no sólo de chilenos que viven permanentemente en el exterior y que quieren encontrarse con sus familiares, sino de los chilenos que estaban de viaje y que tenían planificado regresar a sus hogares a finales de febrero y a principios de marzo”.

Pero la demanda no sólo la conforman los chilenos o empresarios con intereses en ese país, sino cientos de periodistas, bomberos, socorristas, voluntarios de organizaciones humanitarias en varios países que quieren ir a ayudar, no sólo con su presencia sino con insumos, comida y equipos.

“Lógicamente, las personas que meses atrás habían comprado sus boletos para viajar en estas fechas consiguieron precios más baratos que los que encontraron las personas que, inmediatamente después del terremoto, quisieron viajar”, explicó Russell.

Image caption Muchos pasajeros se tuvieron que quedar varados en ciudades como Lima.

En la lógica de la industria aeronáutica, las tarifas más económicas son las que se suelen vender más rápido y con mayor antelación y las más caras son las que se venden muy cerca de la fecha de la partida y del retorno del vuelo.

Por ejemplo, si una persona que está en Londres quiere viajar a Santiago de Chile el 6 de marzo y quiere regresar el 14 de marzo, tendría que pagar alrededor de US$3.000.

Pero, si su fecha de regreso la mueve al 16 de marzo, el costo del pasaje se reduce a casi US$1.700.

De acuerdo con Russel, quien tiene más de 35 años de experiencia en el mercado del transporte aéreo, es imposible determinar si las aerolíneas aumentaron los precios tras la tragedia.

“De hecho, lo pongo muy en duda. Hay cierta ética que las compañías aéreas serias respetan. Mi experiencia me indica que en casos dramáticos incluso se le hacen descuentos a los familiares que necesitan viajar de urgencia a un determinado destino”.

La versión de Iberia

La aerolínea española Iberia le dijo a BBC Mundo que "en ningún caso hubo un aumento de precios debido al terremoto".

“En Iberia, como en cualquier aerolínea, hay una serie de tarifas y condiciones que dependen de la época en que se viaja para que haya menos o mayor disponibilidad. En este caso, depende de cuándo la persona quiere volar. Si es temporada alta, el precio es mayor y si es temporada baja, el precio es menor”, señaló la fuente de Iberia.

“Hay que tomar en cuenta que a Santiago de Chile vuela otra compañía más, LAN. Eso significa que es una ruta en la que hay competencia. Si hay competencia no tiene mucho sentido subir los precios de forma unilateral porque vas a perder a esos pasajeros”.

Iberia indicó que con el objetivo de resolver el problema de las personas que se quedaron varadas debido al terremoto, se reforzaron las operaciones en los primeros días tras el sismo.

De acuerdo con Iberia, no se puede establecer ninguna relación entre el hecho de que el aeropuerto estuvo cerrado tres días con un aumento de las tarifas.

Contenido relacionado