La exclusión digital puede perjudicar a la economía brasileña, según los expertos

Estudiantes brasileños conectados a internet en una escuela de Brasília. Archivo
Image caption Según datos oficiales, apenas un tercio de los brasileños tiene acceso a la red.

Con apenas un tercio de su población con acceso a internet y con un índice de penetración de banda ancha menor que la de países como Argentina, Chile o México, Brasil corre el riesgo de ver comprometido su crecimiento económico debido a este atraso, según especialistas consultados por BBC Brasil.

De acuerdo al Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, más del 65% de los brasileños con más de 10 años no navega en la red, y la gran mayoría de ellos (un 60%) porque no sabe cómo o porque no tiene acceso a computadoras.

El número de desconectados en Brasil es mucho mayor que, por ejemplo, en Corea del Sur, donde casi el 78% de la población tiene acceso a la red.

También si se compara con gran parte de los países de Europa Occidental y el mismo que Uruguay, donde cerca de 40% entra en internet.

La situación del acceso a conexiones de banda ancha, fundamentales para poder aprovechar todas las posibilidades multimedia de internet, es aún más grave.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones, la agencia de Naciones Unidas para cuestiones de comunicación y tecnología, estima que apenas el 5,26% de los brasileños tienen acceso a conexiones rápidas.

Este número es inferior a la penetración de la banda ancha en Argentina, donde es del 7,99%, que Chile, 8,49% y México, 7%.

Con el objetivo de corregir este déficit, el gobierno brasileño anunció un Plan Nacional de Banda Ancha que pretende elevar los niveles de penetración de conexiones rápidas en un 45% antes de 2014. La implementación del programa, sin embargo, correrá a cargo del próximo gabinete.

Desarrollo y precio

Un estudio divulgado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) a finales de febrero coloca a Brasil detrás de Argentina, Uruguay, Chile y Trinidad y Tobago en un ranking de desarrollo de Tecnologías de la Información y Comunicación, un área conocida por la sigla TIC.

Entre los motivos que llevan a Brasil a registrar tal atraso hay problemas institucionales, de infraestructura y relacionados con las dimensiones territoriales del país, que dificultan la instalación de una red grande de banda ancha, por ejemplo.

Especialistas consultados por BBC Brasil, mientras, apuntan a los altos costos de conexión como una de las principales trabas para que la mayoría de los brasileños tengan acceso a internet.

"En Brasil tenemos los costos de conexión más caros del planeta. Hoy, nuestro gran problema de infraestructura es uno de los grandes obstáculos para aumentar el uso de internet", dice el sociólogo Sérgio Amadeu, profesor de la Universidad Federal de ABC y ex presidente del Instituto Nacional de Tecnología de la Información.

De hecho, la UIT subraya que Brasil está en el grupo de países donde más se paga para tener acceso a servicios como internet, teléfono fijo y celular.

José Carlos Cavalcanti, profesor del Departamento de Economía de la Universidad Federal de Pernambuco, atribuye estos costos a la elevada carga tributaria y dice que pequeñas variaciones en el precio del acceso a internet podría tener impacto en la demanda.

"Si reducimos el precio de una computadora o de una tarifa de internet en un 1%, la demanda aumenta en un 0,5%", explica Cavalcanti citando un estudio que él mismo llevó a cabo para Microsoft en 2006.

Crecimiento perdido

Es difícil medir cuánto está perdiendo Brasil en crecimiento económico con este atraso.

La consultora McKinsey&Company calcula que un aumento de un 10% en las conexiones de banda ancha podría conllevar un crecimiento del Producto Interior Bruto de un país entre un 0,1% y un 1,4%. Otro estudio, del Banco Mundial, indica que este crecimiento podría ser de hasta un 1,38% en países subdesarrollados.

Según McKinsey&Company, este crecimiento se daría por cinco factores: primero por el impacto directo de la inversión en la red de banda ancha, por el efecto que provocaría en la industria, seguido por un aumento de la inversión extranjera y de la productividad, así como una mejora del acceso de la población a la información.

El mismo estudio dice que si la penetración de banda ancha en América Latina fuera del mismo nivel que en Europa, se podrían crear 1,7 millones de empleos en la región.

Un autor con estimaciones más prudentes, el profesor de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) Raul Katz afirma que si Brasil superase su déficit de banda ancha —que él calcula en 5 millones de conexiones— el PIB del país podría crecer en un 0,08%.

"PIB, PIB Virtual y FIB"

Sin embargo, el hecho de que la mayor parte de los brasileños sigan desconectados podría causar pérdidas que van más allá del PIB, según Gilson Schwartz, coordinador del centro de investigaciones Ciudad del Conocimiento, de la Universidad de Sao Paulo.

En primer lugar, supone una pérdida en términos de empleo y renta, dice. Otra categoría, más difícil de medir, es la que él llama el "PIB virtual": toda la producción, negocios y servicios que podrían desarrollarse por completo dentro de la red y que no se están llevando ya a cabo por los altos niveles de desconexión.

Schwartz apunta que las dificultades para el acceso a internet en Brasil conllevan pérdidas en "un plano social, que mezcla entretenimiento, sexualidad, ciudadanía e identidad".

"Cuando uno tiene banda ancha, desarrollo digital, está sacando provecho en el trabajo y en el ocio. En este sentido uno puede decir que el déficit provocado por el atraso digital es aún mayor que el de cualquier sector tradicional", dice.

"Sin duda alguna, la sociabilidad, la sexualidad, la amistad y la alegría están cada vez más disponibles en los nuevos medios, y cuando no se está accediendo a ellos se está perdiendo otro PIB, el FIB: Felicidad Interna Bruta. Por eso la gente pierde a la vez en su PIB, en el PIB virtual y en el FIB".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.