Huelga en British Airways: ¿quién gana?

Huelga de British Airways
Image caption Según BA, el 65% de los pasajeros llegaron el sábado a destino pese a la huelga.

La huelga convocada por personal de tripulación de la aerolínea británica British Airways (BA) cumple este domingo el segundo de sus tres días y las versiones sobre su éxito vuelven a enfrentar a los trabajadores y la directiva de la empresa: ambas partes claman victoria.

El presidente ejecutivo de la compañía, Willie Walsh, aseguró que los planes de contingencia para la paralización -que incluyen entre otras cosas el arrendamiento de aviones- están funcionando mejor de lo que esperaban.

Según Walsh, el sábado el 65% de los pasajeros pudo llegar a su destino. El hecho de que muchos empleados hayan decidido trabajar permitió que un importante número de vuelos hayan salido con normalidad, explicó el directivo.

Pero el sindicato Unite, que representa a los trabajadores, insistió en que la mitad de los aviones de BA permanecieron en tierra y describió el terminal 5 del aeropuerto de Heathrow -el más importante de Reino Unido- como una "ciudad fantasma".

"Malas prácticas" Como una "ciudad fantasma" describieron los trabajadores un aeropuerto de Londres.

Unite, por su parte, indicó que el 80% de los 12.000 miembros del sindicato apoyaron la jornada inicial de la paralización, la primera efectuada por el personal de tripulación en 13 años.

"El apoyo que estamos teniendo muestra el cansancio del personal con las prácticas de la empresa", dijo un vocero de los trabajadores.

La huelga fue convocada tras el fracaso de negociaciones sobre reducción de puestos de trabajo y congelación de salarios.

British Airways esperaba ahorrar US$100 millones anuales con los recortes, destinados según la empresa a contener la crisis financiera que enfrenta actualmente la aerolínea.

Otra huelga

La paralización, en cambio, le significa a la compañía pérdidas considerables.

El corresponsal de asuntos económicos de la BBC, Simon Atkinson, explicó que BA pierde con la huelga decenas de millones de libras esterlinas en gastos adicionales e ingresos perdidos, sin mencionar los clientes que dejarán de hacer reservaciones futuras o cancelarán las actuales "por si acaso".

Pero Atkinson agregó que la aerolínea sabe que si resiste la huelga podría dividir la fuerza laboral de la empresa y recuperar algo de control frente a los sindicatos.

Es un tire y afloja contra reloj: una nueva paralización de cuatro días está aprobada para comenzar el 27 de marzo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.