Construyen gasoducto ruso-germano

Tuberías para gasoducto
Image caption Rusia proporciona el 30%del gas que consume Europa

Con asistencia del presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, y la canciller alemana Ángela Merkel, se comenzó a construir el gasoducto de Nord Stream, que conectará directamente a Rusia con Alemania, cruzando el Mar Báltico. Los ambientalistas critican ácidamente el proyecto.

Junto a los mandatarios asistió también un grupo de políticos europeos, en esta ceremonia que tuvo lugar en Vyborg, cerca de la frontera que comparten Rusia y Finlandia.

El gasoducto de Nord Stream evitará pasar por Ucrania, país con el que una disputa en cuanto a precios condujo a una interrupción del suministro de gas a a Europa occidental el año pasado.

Por su parte, Polonia y las repúblicas del Báltico han dado a conocer su preocupación respecto a que el nuevo gasoducto le dará a Rusia más poder sobre ellos.

Suministro

Rusia proporciona el 30% del gas consumido en Europa; de aquí que muchos países europeos se hayan mostrado tan interesados en asegurar suministros de energía alternativos.

Los suministros desde Rusia a Europa han estado amenazados o suspendidos en el pasado debido a disputas financieras y políticas entre Moscú y sus vecinos.

En el caso de Nord Stream, la compañía monopólica rusa Gazpron tiene el 51% de las acciones, dos compañías alemanas se reparten un paquete accionario de 40% y el 9% restante pertenece a una compañía holandesa.

Image caption El gasoducto de Nord Stream evitará pasar por Ucrania

Sólo la primera fase del gasoducto costará US$5.400 millones. El gasoducto deberá completarse en 2012.

Preocupa el medio ambiente

El gasoducto de Nord Stream pasará a través de aguas rusas, finlandesas, suecas y alemanas.

El proyecto recibió la luz verde sólo en febrero pasado en medio de temores de que su construcción podría dañar el Mar Báltico. Los activistas del medio ambiente argumentan que la construcción del gasoducto podría hacer entrar en circulación toxinas que yacen en el lecho marítimo, ya que el Mar Báltico es uno de los más contaminados del mundo.

Incluso Finlandia se había rehusado a darle el visto bueno al proyecto, pero, finalmente, accedió a condición de que los barcos que deben instalar las tuberías del gasoducto no anclen dentro de la zona económica finesa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.