Los ganadores en la crisis del volcán

Pasajeros en Frankfurt
Image caption Pasajeros en el aeropuerto de Frankfurt, uno de los más transitados de Europa.

El caos aéreo provocado por la nube de cenizas volcánicas procedentes de Islandia resulta para algunos una buena oportunidad de negocio.

El cierre del espacio aéreo es un duro golpe para la hostelería, pero ha hecho surgir un inesperado nicho de mercado: los viajeros varados que buscan dónde dormir mientras esperan su vuelo.

Las compañías de tren, las navieras e incluso los taxis se han visto desbordados por la demanda.

También las telefónicas han disparado sus ingresos por videoconferencias y por "roaming", lo que cobran por llamar desde el extranjero.

Transporte terrestre y marítimo

Las vías de transporte alternativo han sido las primeras y más obviamente beneficiadas por el cierre de aeropuertos.

Image caption Autobuses embarcan rumbo al Reino Unido en un ferry en el puerto francés de Calais.

Ante la imposibilidad de volar, muchos han buscado la alternativa en el tren, el autobús o el ferry, o todas al tiempo.

Una vez esos medios se han llenado, la mirada se ha vuelto hacia las compañías de alquiler de coches. Incluso el taxi ha sido una alternativa, aunque mucho más cara.

Para aprovechar el alza de la demanda, numerosas empresas han añadido plazas adicionales a su oferta de servicios. Por ejemplo, el Eurostar, el tren que une Londres y París, ha anunciado 28 viajes adicionales hasta el domingo.

Lea también: las otras crisis que trajo el volcán

El caso del regreso a Londres desde Alemania de la británica Margaret Molloy se ha vuelto en casi un prototipo. La mujer relató a la BBC cómo se las ingenió para regresar desde Frankfurt. Dos días por tierra y mar después de que se cancelara un vuelo de una hora y media.

Molloy fue hasta Bruselas (Bélgica) en coche, desde ahí viajó una hora y media en taxi hasta Calais (Francia), donde se embarcó hasta Dover, al sur de Inglaterra, desde donde enlazó varios trenes hasta Londres.

"Me dijeron que el Eurostar estaba lleno y no había opción de alquilar un coche por menos de 500 euros. La gente también decía que había huelga de trenes en Francia", explicó.

Telecomunicaciones

Las llamadas desde el extranjero de los viajeros atrapados fuera de su país han provocado un aumento en los ingresos de las compañías telefónicas por "roaming".

Otra compañía que ha visto dispararse la demanda de sus servicios es Regus, que dispone de 2.500 salas de reuniones y oficinas virtuales.

Las reservas de su servicio de videocomunicaciones han crecido en un 38% en el Reino Unido, especialmente en los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick, según apunta el diario económico Financial Times.

La demanda de Regus ha subido también 12% en Europa y 9% en Estados Unidos.

Hostelería

La ausencia de vuelos hace que no llegue buena parte de los nuevos huéspedes. Sin embargo, el lado bueno para la industria hotelera es que muchos de los que están no pueden salir.

Un buen ejemplo es la ciudad alemana de Frankfurt, sede del aeropuerto más transitado de la Europa continental.

Allí, la alta cantidad de pasajeros varados ha llevado a muchos a buscar donde pasar la noche. La oficina de turismo ha informado que sólo 20 de los 140 hoteles cuentan con plazas vacantes.

Contenido relacionado