Zona del euro respaldó a Grecia

Los ministros de Finanzas de la zona del euro aprobaron una línea de crédito de US$146.000 millones para ayudar a Grecia durante los próximos tres años mientras el país mediterráneo busca la forma de sanear su economía.

Image caption Papandreou impondrá medidas de austeridad a cambio de ayuda.

Las autoridades griegas acordaron a su vez imponer medidas de austeridad calificadas por el primer ministro, George Papandreou, como "grandes sacrificios".

La Unión Europea aportará US$106.000 millones y el resto vendrá de las arcas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El objetivo del paquete de ayuda es evitar la cesación de pagos de la deuda soberana de Grecia.

Sin embargo, todavía queda pendiente la aprobación individual de cada uno de los restantes 15 gobiernos de la zona del euro.

El primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, señaló que en el primer año Grecia podría recibir hasta US$40.000 millones. El primer pago se efectuaría antes del 19 de mayo, la fecha prevista para el próximo vencimiento de la deuda griega.

Los 16 líderes de la zona del euro se reunirán en Bruselas el viernes para "sacar conclusiones adicionales de la crisis griega", agregó Juncker.

Alemania

Alemania figura entre los países que han cuestionado el rescate financiero de Grecia, pero el ministro de Economía alemán, Rainer Bruederle, dijo que existía una "buena posibilidad" de obtener un acuerdo en el Parlamento alemán hasta el próximo viernes.

No obstante, el funcionario advirtió que Grecia deberá implementar su nuevo programa de austeridad "rápidamente" y "al pie de la letra".

Los países de la zona del euro agilizaron los esfuerzos de ayuda a Grecia en medio de temores de que su crisis financiera podría afectarles, sobre todo en el caso de Portugal, España e Irlanda.

En anticipación al respaldo financiero, Papandreou anunció en una reunión de gabinete transmitida en directo por la televisión griega que impondrá una nueva ronda de medidas de austeridad que incluyen aumentos adicionales en los impuestos, y recortes más profundos a las pensiones y los sueldos de empleados públicos.

"Con nuestra decisión de hoy (domingo), nuestros ciudadanos tendrán que hacer mayores sacrificios", señaló Papandreou tras reconocer que la ira de la ciudadanía ante los recortes era "evidente".

"Nuestra línea roja nacional es evitar la bancarrota", dijo Papandreou al observar que "nadie podría haberse imaginado" la dimensión de la deuda acumulada por el anterior gobierno que dejó el poder en 2009.

Recortes

Con los recortes, el gobierno pretende ahorrar US$40.000 millones en tres años, con la meta de rebajar el déficit público de Grecia a menos del 3% del PIB (Producto Interno Bruto) hasta 2014. Esa cifra actualmente asciende a 13,6%.

El anuncio se produce un día después de violentos enfrentamientos entre policías y manifestantes, que protestaban contra los planes de austeridad del gobierno para hacer frente a la crisis financiera que atraviesa el país.

Malcolm Brabant, corresponsal de la BBC en Atenas, describió como alicaído el ánimo en la reunión de gabinete mientras Papandreou pedía sacrificios.

Según Brabant, los ministros -la mayoría miembros del Partido Socialista- se han vistos forzados a "tragarse su discurso político e incumplir las promesas electorales hechas apenas seis meses atrás de que su gobierno llevaría una nueva prosperidad a Grecia".

Pero Papandreou insistió en que el acuerdo con la UE y el FMI es la única salida para la crisis que afronta el país y aseguró que "este período de privaciones dará a Grecia un respiro que le permitirá volver a ponerse en pie".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.