Ecuador: no al TLC, sí a un "acuerdo de comercio para el desarrollo"

Bananos
Image caption Ecuador cree que un mal acuerdo comercial dañaría la producción del país.

Mientras Colombia y Perú acaban de suscribir sendos Tratados de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea (UE), Ecuador espera iniciar en este mes negociaciones con dicho bloque regional en pos de lo que el presidente Rafael Correa ha llamado un "acuerdo de comercio para el desarrollo".

El gobierno ha reiterado su negativa a la firma de cualquier TLC, al considerar que ello significaría acabar con la producción nacional.

En julio de 2009, Ecuador decidió dejar las negociaciones que mantenía con la UE para un acuerdo comercial debido a una disputa en torno de la comercialización del banano. Dicho diferendo concluyó el 31 de mayo con la suscripción de un convenio de reducción de aranceles a la fruta por parte del bloque europeo.

Ahora el gobierno de Correa dijo estar listo para retomar las conversaciones con la UE, a cuyos representantes expondrá, entre el 14 y el 16 de junio en Quito, los lineamientos de su propuesta de tratado para el desarrollo.

Lea también: Perú y Colombia llegan a un acuerdo comercial con la UE

"Comercio inteligente"

Consultado por BBC Mundo, el jefe del equipo negociador ecuatoriano con la UE, el embajador Mentor Villagómez, dijo que dichos lineamientos se relacionan con el reconocimiento tanto de las asimetrías comerciales existentes entre las partes como con las objeciones que Ecuador había expresado en varios temas de la negociación con la UE.

Villagómez añadió que su país además espera que a las conversaciones se sumen elementos de diálogo político y cooperación.

Con estos planteos, más un análisis de los tratados negociados por Colombia y Perú, Ecuador buscará definiciones en la cita de este mes con el bloque europeo.

"No será una reunión de negociación, sino una cita de evaluación conjunta de las posiciones de cada una de las partes para ver si es posible o no tratar de concluir las conversaciones", afirmó Villagómez.

Entre tanto, el presidente Correa reiteró el martes que Ecuador intenta "ir hacia un comercio inteligente" en sus intercambios tanto con la UE como con Estados Unidos. "Un comercio bobo, el bobo aperturismo como lo llamamos nosotros, puede quebrar países", dijo el mandatario a Radio Quito.

Correa desestimó que la firma de varios acuerdos de libre comercio sea un indicador del desarrollo de un país. "Esto no es una carrera de velocidad, es quién lo hace mejor", manifestó antes de comentar que "Colombia y Perú no tenían nada que perder en las negociaciones con la UE porque ya todo habían cedido en el TLC con Estados Unidos".

El mandatario enfatizó que un mal tratado podría significar un golpe a la producción y al empleo de un país. "Yo pregunto: ¿Estados Unidos ha firmado un TLC con Europa? ¿O Europa con Japón? No, son los países desarrollados quienes lo suscriben con los subdesarrollados para garantizar el libre acceso de sus mercancías, porque saben que van a ganar con eso", apuntó.

Precisamente, temas de comercio entre Ecuador y Estados Unidos son parte de la agenda que Correa prevé discutir con la secretaria de Estado Hillary Clinton, quien visitará Quito el 8 de junio.

Lea: Ecuador y EE.UU. más cerca en comercio

"Rezagado"

Para el director ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, Felipe Ribadeneira, el país se encuentra rezagado con relación a Colombia y Perú en cuanto a las negociaciones comerciales con la UE.

"No podemos darnos el lujo de no llegar a un acuerdo comercial con la UE al tener competidores directos como Colombia y Perú, quienes al haber suscrito un tratado podrían acceder a ese mercado de manera preferencial", le dijo Ribadeneira a BBC Mundo.

El representante de los exportadores afirmó que, más allá del nombre que el gobierno ecuatoriano quiera darle al tratado con la UE, "lo importante es que se lo firme".

La no suscripción de un acuerdo comercial con la UE afectaría a los sectores exportadores del banano, las flores, el camarón, el atún y el chocolate, entre otros productos. "Vamos a perder mercado si tenemos un arancel que no nos permita ser competitivos con nuestros vecinos", aseguró Ribadeneira.

A decir del embajador Villagómez, un 16% de las exportaciones ecuatorianas van hacia Europa. "Si se saca de la ecuación el tema de las exportaciones petroleras, tenemos que la Unión Europea es el primer mercado para nuestro país, seguido por Estados Unidos", dijo el funcionario.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.