Dueños del Manchester United con deudas de US$1.590 millones

Manchester United
Image caption Los niveles de deuda de la familia Glazer podrían amenazar su participación accionaria en el club.

Los dueños del equipo de fútbol inglés Manchester United tienen una deuda de US$1.590 millones –US$577 millones más de lo que se estimaba inicialmente- tras haber solicitado grandes préstamos avalados por el negocio de centros comerciales.

La BBC encontró evidencia de que los niveles de deuda de la familia de Malcolm Glazer -el dueño del Manchester United- podrían amenazar su participación accionaria en el club.

De acuerdo con un portavoz de la familia estadounidense, ésta tiene más de US$2.800 millones en activos.

Sin embargo, la deuda de la familia Glazer podría incentivar a algunos de los fanáticos del equipo de fútbol a una revuelta permanente, ya que estos se oponen a que la familia Glazer sea la propietaria del club.

Detalles de los arreglos financieros de los dueños del Manchester United se producen en momentos en que las instituciones que gobiernan el deporte británico enfrentan interrogantes sobre las deudas en la Liga Premier (la primera división del fútbol inglés), las cuales han alcanzado un total combinado de US$4.900 millones.

Revolución "verde y dorado"

La BBC tuvo acceso a documentos hipotecarios que muestran que la familia Glazer ha pedido US$570 millones en préstamo ofreciendo como garantías sus centros comerciales y otros US$95 millones con los Bucaneros de Tampa Bay, un equipo profesional estadounidense de fútbol americano de la National Football League (NFL, por sus siglas en inglés), como aval.

Además de sus hipotecas en Estados Unidos, la familia Glazer debe hacer frente al hecho de que una parte de los US$1.013 millones de deuda del Manchester United pronto deberán pagar un interés de 16,25%.

Los hinchas temen que, a pesar de los últimos éxitos del equipo, la situación económica de la familia Glazer le genere una deuda al club que podría provocar la ausencia de dinero adicional en el futuro para adquirir una nueva generación de estrellas del fútbol.

Seguidores decepcionados han lanzado la campaña "verde y dorado" con el ánimo de rescatar los colores originales del equipo en protesta por la propiedad de la familia Glazer.

Sus números han alcanzado los 158.000 fanáticos y el ex jugador del Manchester United David Beckham ha mostrado su apoyo a la iniciativa.

Los hinchas señalan la venta por US$116 millones del jugador estrella Cristiano Ronaldo el año pasado e indican que no ha sido reemplazado por un jugador de similar calidad. Aún así, los precios de las entradas han aumentado en más de un tercio.

La dirección del club niega que exista una carencia de compromiso al adquirir nuevo talento y sostiene que hay dinero disponible para que el técnico del Manchester United, Alex Ferguson, compre jugadores.

Balance negativo

El analista financiero Andy Green es un hincha descontento del Manchester United quien inicialmente descubrió la magnitud de las deudas de la familia Glazer.

"Pidieron prestado más dinero con avalúos inflados justo en la cima del ciclo", indicó Green.

"Esta es gente que nos dice que no nos preocupemos por la deuda del Manchester United porque son grandes hombres de negocios. En su principal negocio en Estados Unidos lo han hecho mal", añadió.

Image caption Los principales activos de la familia Glazer se ubican a través de First Allied Corporation en el negocio de centros comerciales.

Por su parte, el director del Wigan Athletic, Dave Whelan, le dijo a la BBC: "No creo que nadie pueda estar satisfecho con cómo está siendo manejado el Manchester United, ellos tienen una deuda por el orden de los tres cuartos de millones, esta deuda tiene que ser eliminada y eliminada rápidamente".

Los principales activos de la familia Glazer se ubican a través de First Allied Corporation en el negocio de centros comerciales en Estados Unidos, junto con el Manchester United y los Bucaneros de Tampa Bay.

First Allied es una empresa privada y sus cuentas no están disponibles al público. Sin embargo, Green descubrió que las hipotecas de los centros comerciales de la familia Glazer forman parte de una complicada y especulativa forma de seguro sobre propiedades comerciales.

Estas hipotecas de centros comerciales forman parte de préstamos vinculados a seguros sobre propiedades comerciales. Estos vínculos son comercializados públicamente y por lo tanto requieren que la familia Glazer suministre información detallada sobre todas sus hipotecas, las cuales son entonces públicamente disponibles en Estados Unidos.

Green encontró hipotecas –confirmadas por la BBC- en 63 de los 64 centros comerciales First Allies por un total de US$570 millones.

La mayoría de ellas fueron tomadas con la compañía Lehman Brothers antes de que el gigante estadounidense de la banca de inversión se declarara en bancarrota, lo que desencadenó la crisis bancaria global en 2008.

"Lista de observación"

Al tiempo que Lehman Brothers colapsó, la deuda hipotecaria de la familia Glazer continuó y muchos de esos centros comerciales no están generando suficientes ingresos para hacer frente a los pagos de intereses.

Y con la caída en el valor de las propiedades comerciales, muchas ahora tienen un balance negativo.

Bancos han colocado a 28 de los centros comerciales en una lista de observación, lo que significa que están preocupados por los préstamos.

Cuatro centros comerciales –ubicados en Ohio, Nuevo México, Texas y Georgia- ya se han declarado en bancarrota.

Cuando la familia Glazer compró el Manchester United en 2005, pidió prestado US$724 millones y cancelaron los US$394 millones restantes en efectivo.

Image caption Cristiano Ronaldo fue vendido el año pasado y no ha sido reemplazado por un jugador de nivel similar, sostienen los hinchas.

Green encontró que la familia Glazer había firmado segundas hipotecas en 25 de sus centros comerciales en los seis meses antes de la adquisición.

En opinión de Green, la familia solicitó préstamos avalados por sus propiedades en Estados Unidos para pagar por el United.

"En el momento en el que tenían que presentar una inmensa cantidad de efectivo en el Reino Unido, pidieron prestado una gran cantidad de dinero adicional en Estados Unidos y públicamente no compraron más nada ese año", indicó.

Un portavoz de la familia Glazer no respondió a las interrogantes sobre las hipotecas tomadas por First Allied.

Sin embargo, con propiedades ahora valoradas en aproximadamente US$550 millones, pero con hipotecas que se ubican en US$570 millones, la compañía de centros comerciales ahora parece tener un valor cercano a cero.

Experiencia comercial

Este panorama comercial ha provocado que Green se pregunte cómo la familia Glazer va a hacer frente a una deuda de US$1.590 millones.

"Estamos muy confiados en que el modelo de negocios que hemos puesto en marcha permitirá asegurar que el club podrá continuar compitiendo en lo más alto del fútbol por muchos años", ha respondido le director del Manchester United, David Gill.

Image caption Algunos fanáticos se oponen a que la familia Glazer sea la propietaria del club.

"Los dueños han respetado su palabra cuando adquirieron el club en 2005. Ellos trajeron experiencia y beneficios comerciales en varias áreas y hemos visto crecer significativamente nuestros ingresos", agregó.

Las deudas más problemáticas las tiene Red Football Limited, la empresa de Glazer que compró el Manchester United.

Estas deudas ascienden a US$290 millones y su tasa de interés pronto aumentará a 16,25%.

Gill le dijo a la BBC en enero: "Nosotros no estamos preocupados por las cuotas de pago. Eso no tiene nada que ver con el club".

Un portavoz del Manchester United indicó a la BBC la semana pasada que el club respalda las declaraciones de Gill sobre que las deudas serán canceladas sin involucrar al equipo.

Sin embargo, fuentes cercanas a la familia Glazer confirmaron que Red Football Limited podría utilizar dinero del Manchester United para cancelar las deudas más problemáticas.

La situación del Manchester United refleja un tema más amplio en el seno de la Liga Premier, donde los clubes como el Liverpool y el West Ham luchan con inmensas deudas y el Portsmouth, campeón de la Copa de la Federación -conocida como la Copa FA inglesa- apenas evitó caer en bancarrota.

La Federación de Fútbol inglesa (FA por sus siglas en inglés) y los responsable de la Liga Premier no concedieron entrevistas sobre el tema de la deudas en el fútbol.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.