Puerto Rico: Hacerse soldado americano

Wilfredo Bachur
Image caption El soldado puertorriqueño, Wilfredo Bachur, le teme menos a la guerra que a la pobreza.

Puerto Rico está sintiendo la presión de la crisis económica y los jóvenes no tienen muchas opciones. Para algunos, una manera de salir de la pobreza es unirse al ejército estadounidense.

Los portorriqueños son ciudadanos de Estados Unidos y pueden luchar y morir por ese país, pero no pueden votar por su Comandante en Jefe: el presidente.

El Estado Libre Asociado de Puerto Rico es un lugar donde la identidad no está clara. Donde se es latino o estadounidense, donde se vive en una colonia o en un país.

Estaban a punto de independizarse de España, cuando Estados Unidos les invadió en 1898. Desde ese momento han sido una colonia con cuatro millones de personas. La colonia más grande del mundo.

Algunos quieren ver a Puerto Rico como el estado 51, mientras otros preferirían declarar su independencia. Así que el país se encuentra en una especie de limbo, dependiente de Washington para la gestión, pero carente de toda influencia política real.

En el antiguo fuerte español en el centro de San Juan, un joven soldado se dirige a una ceremonia en honor a los puertorriqueños que han luchado en Irak y Afganistán. Para ellos es un orgullo servir en las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

El soldado, Wilfredo Bachur, 24 años, ha comprado su propio apartamento con el sueldo que ha ganado de trabajar como asistente legal en el ejército. Tiene cara de bebé, con una gran sonrisa y está musculoso. Antes tenía más de peso, y ahora, por trabajar en el ejército, está en mejor forma.

Image caption A Wilfredo, el uniforme le hace sentir orgulloso de sí mismo.

La vivienda de Wilfredo es ordenada y amplia, el mobiliario es nuevo. Wilfredo abre orgulloso su armario de la ropa y muestra cinco uniformes que usa durante la semana. "Son para ir a trabajar cuando estoy en los pedidos con la Reserva del Ejército de Estados Unidos".

Sabe que pueden llamarle mañana o en una semana para que vaya a una guerra, explica.

Dice que no tiene miedo. "El uniforme me hace sentir orgulloso de mí mismo, me hace sentir que estoy haciendo lo correcto en el lugar correcto. Y además estoy trabajando para mi familia".

Wilfredo nació en la pobreza; su padre era drogadicto. "No quiero estar en ese lugar. No quiero que ningún miembro de la familia esté en esa situación. Los quiero bien, con trabajo. Haré lo que tenga que hacer para que estén bien".

Lea más historias de jóvenes portorriqueños

Las entrevistas para este reportaje fueron realizadas por Crossing Continents de la BBC en cooperación con The Future Media Group.