Pakistán acoge estrategia de Obama

El discurso en directo
Image caption El discurso fue televisado en directo por los medios paquistaníes.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, reiteró su acogida de la nueva estrategia de Washington para su país y Afganistán anunciada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el viernes.

En un discurso ante una sesión conjunta del parlamento y senado en Islamabad, Zardari dijo que la oferta de ayuda para el desarrollo de las áreas fronterizas avalaba su propia doctrina para contrarrestar el extremismo.

Advirtió que, aunque Pakistán luchará contra ese flagelo, protegerá su soberanía, pero -como señala la corresponsal de la BBC Barbara Plett, no criticó directamente los ataques con misiles que disparan las fuerzas estadounidenses contra supuestos militantes en su territorio como lo ha hecho en ocasiones anteriores.

"Este gobierno no permitirá el uso de su suelo para actividades terroristas contra ningún otro país -declaró-. Tampoco permitiremos que nadie viole nuestra soberanía: la soberanía de Pakistán tiene que ser protegida a toda costa... y lo será".

"Esta nación está orgullosa de los sacrificios de los miembros de las fuerzas armadas, las fuerzas paramilitares, la policía y los ciudadanos al cumplir las órdenes del gobierno. Muchos de ellos han dado sus vidas para que otros vivamos y la nación perdure", agregó.

Sus palabras llegan poco después de que el ejército de Estados Unidos dijera tener pruebas de que algunos integrantes de la agencia de inteligencia militar de Pakistán continúan apoyando al Talibán y a al-Qaeda.

Desafíos internos y externos

Zardari dijo que no podían soportar retos internos con tantos externos.

Zardari anunció además que tomará medidas para resolver la crisis política que hace poco llevó a un fuerte enfrentamiento entre el gobierno y el principal partido de oposición, la Liga Musulmana-N, del ex primer ministro Nawaz Sharif.

Plett relata que los miembros del parlamento demostraron su agrado golpeando sus mesas cuando el mandatario pidió restituir el gobierno que la Liga encabezaba en la provincia oriental de Punjab, disuelto desde hace un mes.

En el sur de esa provincia viven varios grupos sectarios violentos que se dice que tienen vínculos con al-Qaeda y el movimiento Talibán.

Zadari prometió también otros pasos para resolver esa particular disputa, diciendo que no podían soportar retos internos a la democracia cuando enfrentaban desafíos externos. "La estrategia se basa en hacer la paz con quienes estén dispuestos a abandonar la violencia y al mismo tiempo lidiar con firmeza con quienes retan el mandato del gobierno. Además, busca el desarrollo económico de la áreas afectadas y se ha creado una autoridad nacional antiterrorista", explicó el mandatario.

"Con la ayuda de los amigos de Pakistán, el gobierno enviará 20.000 policías adicionales a cada provincia, con equipo especial y salarios especiales".

Entre esos "amigos" se cuenta el presidente Obama quien propuso que Washington destine una ayuda anual de US$1.500 millones para Pakistán, para desarrollar la empobrecida zona fronteriza con Afganistán, donde se concentran los grupos extremistas.

Eso, si Islamabad demuestra su compromiso con la estabilización de la zona fronteriza con Afganistán.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.