¿Un día para Chávez?

Biblioteca del Congreso de Estados Unidos
Image caption En 1994 Bill Clinton lo llamó "el Moisés de su pueblo".

Ningún otro latino en Estados Unidos se acerca siquiera al nivel de reconocimiento público logrado por este bracero devenido en activista sindical y, en última instancia, líder en la lucha por los derechos civiles y laborales de las minorías estadounidenses.

En esta semana en que se recuerda el aniversario de su nacimiento -el 31 de marzo de 1927- decenas de miles de personas en todo el país salen a marchar por las calles, a participar de festivales artísticos, a asistir a ceremonias religiosas o realizar trabajos comunitarios para honrar su memoria.

Trece estados y docenas de ciudades en Estados Unidos celebran oficialmente el Día de César Chávez y su nombre ha bautizado calles, parques e instalaciones públicas de costa a costa.

En 1994, el ex presidente Bill Clinton lo llamó "el Moisés de su pueblo" durante el acto en el que le otorgó en carácter póstumo la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta condecoración entregada a un civil en EE.UU.

Su legado es a menudo comparado con el de Martin Luther King, y al igual como ya ocurrió con este célebre activista por los derechos civiles de la minoría negra en Estados Unidos, organizaciones y personalidades políticas en todo el país reclaman que también se disponga un feriado nacional para César Chávez.

El organizador social

César Estrada Chávez es un estadounidense de segunda generación y origen mexicano nacido en Yuma, Arizona.

Sus padres perdieron la granja familiar durante la Gran Depresión, por lo que pasó la mayor parte de su infancia y juventud recorriendo el sudoeste de Estados Unidos como trabajador golondrina.

Nunca logró completar su educación formal, pero una insaciable curiosidad intelectual lo llevó a la lectura y al auto aprendizaje por el resto de su vida. En 1952 inició su carrera como activista comunitario en uno de los grupos que entonces promovían los derechos civiles de los latinos en California, conduciendo campañas para registrar votantes y luchar contra la discriminación económica y racial.

Finalmente decidió abocar todo su esfuerzo a sindicalizar a los braceros, cuya explotación y necesidades había compartido durante años.

Una tarea que culminó en la formación la poderosa Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW, por sus siglas en inglés), el primer gremio rural exitoso en la historia estadounidense.

"Consiguió lo imposible, organizar a los más pobres entre los pobres contra uno de los intereses más poderosos en este país: las corporaciones agrícolas", explicó a BBC Mundo Evelina Alarcón, directora ejecutiva de la Fundación Feriado Nacional para César Chávez.

Resistencia no violenta

Image caption Trece estados celebran el Día de César Chávez.

Para Arturo Rodríguez, actual presidente de la UFW, el mayor mérito de Chávez fue su apego a la no violencia. "Él nos enseñó la importancia de trabajar unidos con el resto de la sociedad para lograr los cambios necesarios. Y lo que hizo mejoró la vida de millones de personas en este país", dijo el líder sindical a BBC Mundo.

El efectivo uso de huelgas, boicots, ayunos y peregrinaciones resultaron en los primeros contratos laborales masivos para los empleados agrícolas.

"Antes de César Chávez no habia baños en el campo, ni agua potable, ni protección contra los insecticidas o sueldo mínimo para los trabajadores rurales", afirmó Rodríguez.

El célebre "boicot de la uvas", que su sindicato lideró por más de cinco años, le ganó el reconocimiento nacional al producir la primera negociación colectiva en favor de más de 10.000 recolectores en los viñedos de California.

Chávez murió el 23 de abril de 1993 en San Luis, Arizona, mientras dormía a sólo unos pocos kilómetros del lugar donde había nacido 66 años antes. Más de 50.000 personas asistieron a su sepelio.

"Inevitable"

Isabel Montaño, una mexicana que llegó a EE.UU. con sólo cuatro años, explicó a BBC Mundo qué la lleva cada año a las marchas para honrar a Chávez, como la que participó el sábado pasado en San Diego.

"Él es la conexión con mi gente, con los que hacen aquí en el campo los trabajos más pesados, esos que vemos bajo el rayo del sol cuando manejamos en la carretera, con mi padre que nos trajo aquí de niños para darnos una vida mejor".

Mark Hastings, en cambio, un residente del Valle de San Fernando, donde el domingo pasado transcurrió otro de los eventos, no encuentra suficientes motivos como para agregar una nueva celebración al calendario oficial.

"Para mí no está claro en que medida César Chavez va más allá de los braceros y los hispanos para inspirar a toda la nación y merecer un feriado nacional", aseguró.

Image caption Para sus seguidores, el día nacional "es sólo cuestión de tiempo".

La propuesta de un Día Nacional ya fue introducida sin éxito en varias oportunidades por el congresista Joe Vaca en la Cámara de Representantes.

Hasta ahora no se han logrado reunir los votos necesarios. Pero esta vez eso puede cambiar.

En el aniversario de 2007, el entonces senador Barrack Obama se declaró a favor de la idea.

"Debemos honrarlo por lo que nos enseñó sobre como hacer de Estados Unidos una nación más fuerte, más justa y más próspera", dijo hace un año atrás el ahora presidente.

Para la responsable de la Fundación Feriado Nacional para César Chávez, este reconocimiento "sólo es cuestión de tiempo".

"Puede que no se logre este año o el próximo, pero inevitablemente ocurrirá algún día".

"Y no tengo dudas tampoco de que esto también será un reconocimiento a la contribución que los latinos hemos hecho para engrandecer este país", dijo Alarcón.

¿Y usted qué opina? ¿Se merece un Día César Chávez?

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.