Pakistán exige ayuda incondicional

Richard Holbrooke, enviado especial de Estados Unidos.
Image caption Holbrooke sostuvo conversaciones en Kabul, antes de hablar con los líderes paquistaníes.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, afirmó que su país "está luchando por su supervivencia", en conversación con el enviado especial de Estados Unidos, Richard Holbrooke.

Zardari advirtió que Pakistán necesita "apoyo incondicional" de EE.UU. en su batalla para hacer frente a la red al-Qaeda y el movimiento Talibán, según comunicó la corresponsal de la BBC en Islamabad, Barabara Plett.

Richard Holbrooke y el almirante Mike Mullen, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, son los primeros enviados de Washington a Islamabad, después de que el presidente de EE.UU., Barack Obama, anunciara su nueva estrategia en la región para combatir lo que denominó como extremismo y terrorismo. La lucha contra los militantes de al-Qaeda y el Talibán es una de las prioridades en la agenda de Obama que considera a Pakistán como esencial en su nueva estrategia regional. Washington ha expresado su preocupación por la escalada de violencia en la nación asiática.

Para Islamabad, sin embargo, asuntos como los ataques con aviones no tripulados que EE.UU. lleva a cabo para combatir a los grupos militantes y que Pakistán considera una violación a su la soberanía, dificultan las relaciones con Washington.

Ayuda económica

EE.UU. se ha comprometido a apoyar económicamente a Pakistán en su lucha contra al-Qaeda y los talibanes y afirmó que podría otorgar más de US$1.000 millones anuales en los próximos cinco años.

Según comentó Alan Johnston de la BBC, Washington está convencido de que la ayuda sería más que suficiente pero aún no han sido especificadas las condiciones para que Pakistán reciba tal ayuda.

En las últimas semanas, los militantes han demostrado que son capaces de llevar a cabo asaltos de gran envergadura en el corazón del país, con una ola de ataques que causaron la muerte de decenas de personas.

Lo que causa preocupación en EE.UU., señala Johnston, es que entre más se fortalezcan los militantes en Pakistán, más posibilidades tendrán de lanzar operaciones contra las fuerzas aliadas que luchan en Afganistán.

"¿A qué costo?"

El ex ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Aftab Ahmad Sherpao, le dijo a la BBC que la mayoría de los paquistaníes no están convencidos de los esfuerzos de Obama para limar asperezas con el mundo musulmán.

"Hubo un poco de esperanza cuando Obama se convirtió en presidente y se esperaba que hubieran cambios en las políticas de EE.UU., pero no creo que haya sucedido", afirmó.

"Los ataques con aviones no tripulados continúan y se ha hecho poco por Pakistán. Sí, EE.UU. dice que nos ayudará, pero ¿a qué costo?", se preguntó.

Holbrooke y Mullen llegaron a Islamabad después de sostener conversaciones en Kabul.

Se espera que su siguiente escala sea India, donde discutirán cuestiones de seguridad regional.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.