Última actualización: miércoles, 8 de abril de 2009 - 15:10 GMT

El muerto del G-20

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Descargue la versión más reciente de Flash Player aquí

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Un video filmado por un empleado de la zona financiera de Londres durante las protestas del G-20 ha desatado una polémica sobre el comportamiento de la policía británica durante las movilizaciones de la semana pasada.

Las imágenes muestran cómo antes de morir Ian Tomlinson, de 47 años, es empujado al suelo por un efectivo policial sin motivo aparente.

Tomlinson se dirigía a su casa tras la jornada de trabajo y no formaba parte de los grupos que protestaban contra el capitalismo y el cambio climático en las inmediaciones del Banco de Inglaterra.

Queremos justicia por el bien de su familia y sus hijos

Paul King, hijastro de la víctima

En el video registrado el miércoles pasado por un gerente de fondos oriundo de Nueva York se observa que, mientras la víctima se aleja de una fila de policías que avanza para cercar a la multitud, uno de los agentes le da un empellón con ambas manos y provoca su pesada caída a la calle.

Minutos después de quejarse de ese embate que juzgó innecesario, Tomlinson sufrió un ataque cardíaco. Los propios policías trataron de salvarle la vida, pero fue en vano.

Ahora los parientes de Tomlinson -al igual que muchos británicos- buscan respuestas. El hijastro de la víctima, Paul King, dijo a la BBC: "Queremos justicia por el bien de la familia de Ian y de sus hijos".

La Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC, por sus siglas en inglés) está investigando el caso y adelantó que examinará detenidamente el video obtenido por el diario The Guardian. La ministra británica del Interior, Jacqui Smith, dijo que la indagación debe completarse lo antes posible para esclarecer la muerte de Tomlinson.

Los liberales demócratas, el segundo partido de oposición, están exigiendo una investigación criminal.

Preguntas

Protestas en Londres durante la cumbre del G-20

Las protestas durante la cumbre del G-20 fueron mayormente pacíficas.

Más allá de los resultados que pueda arrojar cualquier pesquisa, la pregunta que muchos se hacen en el Reino Unido es: ¿por qué un hombre que no parecía tener una actitud de confrontación ni participaba en las protestas y se alejaba del cerco policial fue empujado por un agente? ¿Por qué el oficial actuó así?

"En el video queda claro que no hay razón para que la policía se haya comportado de esa manera. Mi padre tenía las manos en los bolsillos y se estaba yendo", dijo King. "Si estaba haciendo algo malo, ¿por qué no lo arrestaron?".

Peter Smyth, jefe de la Federación de la Policía Metropolitana, ensayó una explicación: "En un día como ése, en el que había manifestantes decididos a causar problemas, era inevitable que se produjera determinado grado de confrontación física. A veces cuesta distinguir entre quienes son manifestantes y quienes no lo son".

¿Pero era realmente inevitable?

Encerrados y hambrientos

Por lo que pude ver yo, que con otro productor de BBC Mundo estaba cubriendo las protestas ese día, muy cerca de donde sucedió el incidente con Tomlinson, el clima ciertamente estaba caldeado. Pero es difícil juzgar en qué medida se debía a la actitud de los manifestantes o a la de las fuerzas de seguridad.

Un grupo de anticapitalistas rompió los vidrios de Banco Real de Escocia y chocó con la policía. Hubo varios heridos y detenidos. Pero fueron incidentes aislados en una movilización que fue mayormente pacífica y festiva.

Poco a poco, los agentes -muchos de ellos pertenecientes a la unidad antimotines- nos rodearon a todos los que estábamos allí y nos dejaron sin posibilidad de salir.

Cerco policial durante las manifestaciones

El cerco policial duró varias horas.

Nosotros estábamos filmando. Cuando terminamos nuestra tarea y quisimos volver a la redacción de BBC Mundo, nos encontramos con un muro infranqueable de cascos, chalecos antibala y bastones. Explicamos que éramos periodistas, pero la respuesta fue tan breve como desconcertante: "No". Después vimos que muchos colegas se hallaban en la misma situación que nosotros.

Una policía luego nos explicó que cercar -y encerrar- a los manifestantes era una estrategia utilizada por las fuerzas de seguridad para evitar que los "touts" (la gente "problemática") se escapara de su radar.

Pero, por lo que vimos, muchos que no eran supuestos "touts" fueron perjudicados por este modus operandi. Familias con niños, transeúntes distraídos que quedaron atrapados en el cerco, estudiantes que querían pasar un día diferente y periodistas, entre otros.

A medida que transcurrían las horas, el hambre se hacía sentir. No había dónde comprar comida y la irritación de los manifestantes con la policía crecía. Muchos comenzaron a gritar "Let us out" ("Déjennos salir"), pero el clamor no era escuchado.

Varios jóvenes se arrojaron contra la hilera de policías para dejarles en claro que querían recuperar su derecho a la libre circulación, pero fueron rechazados fácilmente.

Luego de estar varados un tiempo que parecía una eternidad, logramos hablar con un oficial a cargo, que nos dio la venia para salir. Tuvimos suerte, porque el resto de la gente se quedó allí, sitiada.

Había quienes se preguntaban si ese cerco férreo e inquebrantable promovía el desorden en lugar de evitarlo. La policía sostenía que no.

Profecía

Se habló de grupos anarquistas llegando desde diferentes partes de Europa y de jóvenes ocupando edificios en zonas claves de Londres

Y quizás no fue sólo la forma de actuar de los efectivos policiales ese día lo que pudo haber contribuido al ambiente en el que murió Tomlinson.

En la semana previa a la cumbre de mandatarios del G-20, tanto el gobierno como la prensa británica se mostraron sumamente preocupados por el supuesto peligro que representaban las protestas.

Se habló de grupos anarquistas llegando desde diferentes partes de Europa y de jóvenes ocupando edificios en zonas claves de Londres para sembrar el caos. Se entrevistó a agoreros que vaticinaban un desorden sin precedente.

Asimismo, los detalles del operativo de seguridad, que movilizó a decenas de miles de policías y costó varios millones de libras, inundaban los medios de comunicación como un aparente mensaje disuasivo.

En las zonas "sensibles" de Londres incluso se les exigió a los residentes que presentaran su identificación para atravesar las barreras de control colocadas por las fuerzas de seguridad, algo que en un país donde la ley no exige llevar documentos fue considerado como un" abuso de autoridad".

En este sentido, la muerte de Tomlinson parece el trágico desenlace de una profecía autocumplida.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.