¡Esto es un asalto... simbólico!

Pasajeros del tren 627-BDM, que viajaba de Mugalsaria a Barkakana
Image caption Justo cuando la policía se preparaba para lanzar una operación de rescate, los rehenes fueron liberados.

Más de medio millar de personas que viajaban temprano en el tren de pasajeros 627-BDM de Mugalsaria a Barkakana, en el este de India, respiraron con alivio cuando los rebeldes que los secuestraron durante tres horas les dijeron que se trataba tan sólo de un simulacro de tragedia.

Unos 250 rebeldes maoístas abordaron el tren hacia las ocho y media de la mañana local, redujeron al conductor y luego desviaron el rumbo, pero apenas querían hacer una demostración de poder. Y llamar la atención de la prensa.

No estaba en sus planes lastimar a los rehenes, afirmaron.

Pero los rehenes de los maoístas tenían motivos para temer: la semana pasada, durante la primera fase de votaciones de los comicios en India, montaron diversos atentados, que se cobraron la vida de 17 personas.

Además, amenazaron a quienes no adhirieran a su boicot de las elecciones. Advirtieron que todo aquel que apareciera con el dedo manchado de tinta roja -signo de que ha depositado una papeleta en la urna-, lo perdería.

Presencia creciente

La toma del tren tuvo lugar en el estado de Jharkhand, en vísperas de la segunda ronda de votaciones en la democracia más grande del mundo.

Los maoístas, que dicen estar luchando por los derechos de los campesinos y pequeños productores del país, pidieron a sus seguidores no participar en las elecciones, en línea con su descreimiento absoluto de la política parlamentaria.

El secuestro del tren fue planificado como un gesto simbólico, le dijo a la BBC Gopal, uno de los voceros del grupo maoísta.

Justo cuando la policía se preparaba para lanzar una operación de rescate de los más de 500 rehenes, estos comenzaron a descender del tren. Los rebeldes huyeron hacia una zona selvática, dijo la policía.

De acuerdo al corresponsal de la BBC en Delhi, Sanjoy Majumder, el desenlace del incidente seguramente fue todo un alivio para las autoridades, especialmente porque Jharkhand es una de las zonas donde se votará este jueves.

Este estado es uno de los que tiene mayor presencia de maoístas, que operan en 182 distritos en India. Aunque se trata de una región inmensamente rica en recursos minerales, la mayoría de los habitantes de Jharkhand viven en la extrema pobreza.

Los maoístas predican la revolución y prometen un gobierno del proletariado a sus seguidores, oprimidos por la pobreza y la desigualdad, la falta de oportunidades y tierras, explica desde Raipur Chris Morris, de la BBC. Cientos de personas mueren cada año en atentados que llevan a cabo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.