No tan estadounidenses como el resto

Niños hijos de latinos en la ciudad californiana de El Centro.
Image caption Cada niño recibiría un certificado que lo acredita como “nacido de padres extranjeros”.

Una iniciativa popular puesta a circular en California impulsa la creación de un certificado de nacimiento alternativo para los hijos de inmigrantes indocumentados o viajeros circunstanciales en Estados Unidos.

De lograr la aprobación de los votantes, los padres de cada recién nacido que vaya a ser registrado en el estado tendrán que demostrar su condición de ciudadanos o residentes permanentes del país.

Si no pudiesen hacerlo, el caso sería reportado a las autoridades migratorias.

El niño, en tanto, sólo recibiría un certificado que lo acredita como "nacido de padres extranjeros", distinto al documento estándar para el resto de los casos.

Esta condición podría eventualmente impedir que obtenga automáticamente la ciudadanía, tal cual lo prescribe la Constitución para todo aquel que nazca en territorio estadounidense.

"Lo que queremos es acabar con el turismo para procrear y eliminar otro incentivo para la inmigración ilegal", dijo a BBC Mundo Ted Hilton, uno de los autores de la iniciativa.

Hilton es miembro fundador de la organización Taxpayers Revolution (Revolución de los Contribuyentes), una organización que busca desatar un "debate nacional" que en última instancia lleve a un cambio de la interpretación constitucional que se ha hecho hasta el presente para el otorgamiento de la ciudadanía.

"Definitivamente apoyamos la adopción del principio de traspaso de la nacionalidad por la sangre, como ocurre en Europa, en vez del criterio territorial que se ha venido utilizando en Estados Unidos", expresó.

A juntar firmas

Un informe del Centro Hispano Pew presentado la semana pasada señala que el número de niños nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados creció vertiginosamente en los últimos años, pasando de 2,7 millones en 2003 a cuatro millones en 2008.

La iniciativa también afectaría una práctica bastante común en el seno de algunas familias ricas latinoamericanas, donde las embarazadas viajan al país con visa de turista unos meses antes de dar a luz sólo para garantizar a sus hijos la ciudadanía estadounidense.

La Secretaría de Estado de California dio entrada a la propuesta y admitió el inicio del procedimiento para recolectar la cantidad de firmas necesarias para que sea sometida a un plebiscito estatal en junio de 2010, junto con las elecciones generales del estado.

La iniciativa también busca eliminar la posibilidad de que los hijos de padres que no puedan demostrar residencia legal permanente en el país reciban cualquier tipo de beneficios públicos.

Los patrocinantes -Ted Hilton, de Taxpayers Revolution; Tony Dolz, candidato republicano a congresista de California, y Bill Morrow, un ex legislador republicano- tienen ahora hasta el 8 de septiembre próximo para circular la petición en busca de los avales necesarios.

Deberán conseguir 433.971 firmas de votantes registrados, el 5% del total de sufragios emitidos para los pasados comicios de gobernador en 2006, para hacer avanzar el proyecto.

Debate constitucional

"Esta propuesta es indudablemente inconstitucional", aseguró a BBC Mundo Kristina Campbell, abogada del Fondo Mexicano-Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF, por sus siglas en inglés) en Los Ángeles.

"Todo los niños que nacen en Estados Unidos son ciudadanos y todos los ciudadanos en este país gozan de los mismos derechos y garantías".

Campbell afirmó que van a pelear legalmente cada uno de los pasos que se den con esta iniciativa.

"Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, y sujetas a la jurisdicción del mismo, son ciudadanos de Estados Unidos y del Estados en el que residen", dice el Artículo Primero de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución.

Para Ted Hilton, la frase "sujetas a la jurisdicción" es la que hace toda la diferencia.

"El espíritu de esta Enmienda se refiere a ciudadanos nacidos de padres que están bajo el poder exclusivo, la protección y la obediencia de Estados Unidos".

"Y este claramente no es el caso de personas que están en el país violando sus leyes", señaló.

Culpas ajenas

Aún cuando la propuesta logre triunfar en un plebiscito en California, los criterios sobre los cuales se otorga la ciudadanía es una potestad federal y sólo el Congreso Nacional podría hacer algún cambio al respecto.

Peter Schey, director ejecutivo del Centro de Derechos Humanos y Leyes Constitucionales en Los Ángeles (CHRCL, por sus siglas en inglés), asegura que no hay posibilidades de que algo así ocurra.

"No creo que esta turba anti-inmigrantes pueda cambiar la cabeza de todo el país en los próximos 50 o 100 años, aunque ciertamente pueden intentarlo".

Incluso si se aprobara a nivel estatal una diferenciación de certificados de nacimiento y la limitación del acceso a los beneficios públicos para los hijos estadounidenses de inmigrantes indocumentados, lo que seguiría sería una dura batalla en los tribunales.

La menos ambiciosa Proposición 187 de 1994, que negaba el acceso a la educación pública a los niños y jóvenes sin residencia legal en el país, fue aprobada por los votantes de California y declarada inconstitucional por las cortes federales.

Para Schey, "la sola idea de castigar a los menores por decisiones que tomaron sus padres es inconcebible".

"Estoy seguro de que esta gente estaría feliz si la propuesta triunfara, pero muchas veces no pretenden mucho más que aprovechar la frustración que produce una crisis como ésta para publicitarse y aumentar las donaciones que reciben", dijo el abogado a BBC Mundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.