Los que se aprovechan del virus

Maniquí con mascarilla en una fábrica de Barcelona, España.
Image caption En algunos barrios mexicanos se han vendido mascarillas a un valor de hasta unos US$3.5.

No hay mal que por bien no venga. Ese podría ser el lema de las personas que están obteniendo beneficios económicos con el mortal brote de influenza en México.

El precio de las mascarillas, por ejemplo, se ha disparado en algunos puntos del Distrito Federal y en otras ciudades del país.

"Antes los cubre bocas costaban un peso y ahora valen 25", le dijo a BBC Mundo Carlos Martínez, un empleado de una compañía de seguros que vive en Guadalajara.

En Ciudad de México la Secretaría de Seguridad Pública informó sobre la detención de 13 personas por vender mascarillas a precios astronómicos.

Una de las detenciones corresponde al caso de una mujer que compró varias cajas del producto a un peso por mascarilla para revenderlas a 10.

En algunos barrios capitalinos como el de La Merced, se han vendido mascarillas a un valor de hasta los 50 pesos mexicanos, unos US$3.5.

La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) informó que confiscó 5.000 mascarillas que estaban a la venta en centros comerciales, porque se descubrió que habían sido distribuidas gratuitamente por el gobierno federal.

"Son unos abusivos"

Algunos productos comerciales se han encarecido por su alta demanda en estos días.

Especialmente aquellos que son de primera necesidad como el agua, el atún o el arroz.

En el municipio de Chimalhuacán, una zona de bajos ingresos económicos en el este del Distrito Federal, el precio del agua potable se duplicó.

Un garrafón que antes de la emergencia sanitaria costaba 18 pesos, ahora se vende a 40.

Estas alzas también se están registrando en el precio de los alimentos, según denuncian algunos vecinos del barrio Alfareros.

"Una lata de atún que costaba 13 pesos ahora te la dan a 20. También esconden el jabón o te lo venden sólo si compras otras cosas. Son unos abusivos", le dijo Fernanda Aguilar a BBC Mundo.

Polémica por antivirales

Las autoridades han estado inspeccionando farmacias tras recibir denuncias sobre aumento en el precio de medicamentos antivirales en algunos puntos específicos de la capital mexicana.

Según información de la PROFECO dos establecimientos han sido sancionados por realizar este tipo de prácticas comerciales.

Con el aumento de las inspecciones, el precio del Tamiflu, uno de los antivirales utilizados para tratar la influenza, se ha mantenido más o menos estable, pero en algunas farmacias tiende a escasear por períodos.

Para adquirir este medicamento no se necesita prescripción médica, razón por la cual algunas personas se han abastecido del producto en caso de que algún miembro de su familia se contagie con el virus.

Dividendos políticos

Algunos partidos políticos han invertido recursos en campañas públicas vinculadas con la crisis con miras a las elecciones parlamentarias que se llevarán a cabo en México a comienzos de julio.

El Partido Verde Ecologista de México, por ejemplo, puso en práctica una campaña de llamadas telefónicas a los habitantes del Distrito Federal ofreciendo recomendaciones sobre cómo protegerse del virus.

Image caption Las alzas también se están registrando en el precio de los alimentos, según denuncian algunos vecinos.

Al final del mensaje se escucha la siguiente frase: "el partido verde se preocupa por tu salud".

En otras ciudades del país, algunos candidatos a la Cámara de Diputados han estado repartiendo mascarillas entre los portenciales votantes.

Al final del día, parece que todo problema, puede terminar siendo una oportunidad, según el punto de vista con el que se mire.

Y algunos se lo toman muy en serio. Tanto así, que esta semana tres hombres robaron un centro comercial capitalino aprovechándose de que las mascarillas contra la influenza les daban la protección perfecta para no ser identificados.

Y es que a veces la creatividad no conoce límites.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.