"No nos van a dejar salir tan rápido"

Huéspedes y empleados del Hotel Metro Park de Hong Kong en cuarentena
Image caption Tantos los huéspedes como los empleados del Hotel Metro Park de Hong Kong deben cumplir la cuarentena.

BBC Mundo conversó con una joven mexicana que se encuentra en cuarentena en un hospital de Hong Kong, el mismo centro médico donde está internado el primer paciente con el virus de gripe porcina en Asia.

"Al principio estaba asustada. Cuando me llamaron y me dijeron que una persona que había viajado en mi mismo avión había dado positiva, me asusté. Estaba sola, acababa de llegar y no conocía mucho esta ciudad. Me espantaba la idea de que tuviera que ir a un hospital sin saber qué me iban a hacer", nos contó desde su habitación en el Hospital Princesa Margaret.

Marina, como identificaremos a esta joven que nos pidió mantenerla en anonimato, es una de las mexicanas que sigue un régimen de cuarentena en China, tras viajar en el mismo avión donde se transportaba el joven al que se le confirmó la enfermedad.

Al igual que un grupo de compatriotas en un hotel de Pekín, también en cuarentena, está a la espera de que se cumplan los siete días que las autoridades chinas le impusieron de aislamiento para poder salir.

A ella le gustaría continuar con su visita en Hong Kong, pero algunos de sus compatriotas han expresado deseos de regresar a México.

El gobierno de Felipe Calderón anunció el envió de una aeronave para repatriar a sus ciudadanos. Se prevé que arribe el martes.

Lo inesperado

Tras un largo viaje, Marina llegó el jueves a Hong Kong para llevar a cabo un estudio de mercado, que le tomaría varios meses. Provenía de Ciudad de México y había hecho escalas en Tijuana y en Shanghai.

"Estaba caminando por las calles de Hong Kong, cuando a las 9:00 de la noche del viernes me dijeron que debía ir al hospital más cercano", le relató a BBC Mundo.

"Fue muy sorpresivo. Llevaba un día en esta ciudad cuando me avisaron que una persona que venía en el avión, de Shanghai a Hong Kong, había dado positivo".

"Seguí las instrucciones del Consulado Mexicano y vine a un hospital a hacerme los estudios. De ahí me trasladaron a otro hospital especializado en enfermedades de este tipo".

"No hubo tiempo de nada, me metieron en un cuarto y me hicieron los estudios y afortunadamente todo salió negativo. Yo nunca presenté los síntomas ni nada", indicó la joven.

Exámenes

Tras ser internada en el centro hospitalario, Marina fue sometida a varios exámenes médicos.

"Tomaron muestras de sangre, introdujeron un tubo en mi nariz que llegó hasta la garganta (que me dijeron es la prueba que determina si se tiene el virus) y me hicieron radiografías pulmonares".

"Los primeros días estuve muy nerviosa al no saber qué indicarían los resultados".

"Ha sido un poco desesperante, tanto tiempo sin saber qué pasaba. Finalmente me dieron el Tamiflu, que es una cápsula que se da una vez al día como manera preventiva".

"(Estoy en) un cuarto totalmente aislado, con mucha protección, higiene y seguridad. A las 7:00 de la mañana nos despiertan para tomarnos la presión, la temperatura y nos dan el desayuno, que es muy tradicional, y el medicamento".

Encierro

De acuerdo con Marina, el personal médico le toma la presión y la temperatura cuatro veces al día.

"Las enfermeras son amables, vienen, toman la presión y se van rápido. No todos aquí hablan inglés por lo que no se les pueden hacer muchas preguntas".

"Los doctores los he visto dos veces. El día que entré, uno me explicó los análisis que me harían y otro doctor vino hoy y me dijo que todo estaba bien y que tenía que seguir aquí hasta que se cumplieran los siete días".

"El trato ha sido bueno, de primer nivel. Los mecanismos de prevención son bastante avanzados. Eso me dio tranquilidad", dijo Marina.

Calma

Pese a las circunstancias, Marina considera que las medidas tomadas por las autoridades sanitarias en Hong Kong buscan resguardar la salud de esa sociedad.

"Hay que tomarlo con mucha calma, con mucha filosofía. Entendemos que es un problema internacional".

"Obviamente no nos van a dejar salir tan rápido hasta que no se aseguren que no tenemos el virus".

"Todos los que estamos aquí nos sentimos muy bien. En lo personal, no me he sentido mal en lo absoluto", mencionó la joven.

Ante el primer caso

Marina le contó a BBC Mundo que en el trayecto que realizó de Shanghai a Hong Kong conoció al joven de 25 años que fue diagnosticado con gripe porcina (A H1N1).

"Coincidió que en el mismo avión hacia Hong Kong estaban tres chavos mexicanos que venían de Guadalajara".

"Afortunada o desafortunamente, en el asiento de frente se sentaron ellos, pero hasta ahora sólo a uno lo reportaron positivo. Su hermano y su amigo salieron negativos, pero siguen aquí en el hospital".

"Yo hablé con este chavo hace unas horas y me dijo que no ha presentado ningún malestar. Vino al hospital porque le dolía la garganta. Me dijo que durante todo el vuelo no se puso ningún abrigo y que el aire acondicionado del avión parecía que le había afectado", señaló Marina.

"Al llegar a Hong Kong, se bañó con agua fría y de tanta alerta se asustó y no se quiso automedicar. Por eso acudió al hospital y para su sorpresa no lo dejaron salir, pues dijeron que según los estudios había dado positivo".

"Él me insiste que se siente muy bien y que no ha tenido fiebre desde el jueves en la noche. Preguntó por los resultados de los análisis y sólo le dieron una hoja que decía que tenía la gripe porcina. Está muy intrigado".

Marina le dijo a BBC Mundo que, pese a que entró al hospital el viernes en la noche, fue hasta el domingo que le dieron los resultados.

"Apenas ayer en la tarde confirmaron que mis estudios habían salido negativos. La pregunta es cómo a él le confirmaron tan rápido y con todos los demás tardaron más", señaló la joven.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.